Sábado , 24 Diciembre 2016

Artículos deCésar Rodríguez

Adquirir una smart TV puede ser un proceso rápido y fácil, pero también una decisión de la que uno puede arrepentirse pronto. A la hora de elegir, hay que tener muy en cuenta el tamaño (cuanto más grande, mejor), la resolución (el futuro cercano es el 4K), las opciones de conectividad y, por supuesto, el precio.

Procesadores de texto, reproductores y editores de vídeo, hojas de cálculo, presentaciones, capturas de pantalla... En la Red hay disponibles gran cantidad de aplicaciones gratuitas y de calidad que se pueden instalar fácilmente en cualquier ordenador de sobremesa o portátil. ?

En el futuro cercano veremos pantallas flexibles y televisores invisibles, y también aparatos preparados para la revolución de la realidad virtual, con micrófono y cámara. Y cuando se generalice el control por voz, ¿quién va a querer usar un mando a distancia?

Ya ha conseguido popularizar las retransmisiones en directo. Ahora da nuevos pasos para convertirse en una alternativa a Netflix, HBO y las cadenas tradicionales. Lanzará una aplicación para Smart TV, producirá series, emitirá deportes en directo y fichará «youtubers» y blogueros.