«En cuestión de días tendremos listo el prototipo y entraremos en una nueva fase»

.

19/03/2017 05:00 h

Dos años. Ese es el tiempo que Diego Riveiro lleva persiguiendo su sueño. Dos años de trabajo duro en los que ha logrado que lo que no era más que una idea que se le había metido en la cabeza se haya convertido en algo tangible. En un objeto que se puede tocar. En un prototipo que está casi listo para ser presentado a los potenciales inversores que Diego Riveiro necesita para poder seguir avanzando en su proyecto. ¿Y cuál es este? Fabricar y poner en el mercado, si es posible este mismo año, una funda de móvil muy especial. Una funda que protege el teléfono, que permite recargarlo con luz -al principio era luz solar, ahora el diseño se ha perfeccionado y vale también la artificial-, que permite cargar otros dispositivos y que se puede manejar mediante una aplicación. Diego, que dejó su trabajo para concentrarse en su idea, lo ha apostado todo a su sueño. Lo ha hecho con el convencimiento de que tiene algo que aportar, con la seguridad de quien lo sabe todo de su proyecto. Su confianza ha conquistado a sus dos socios, y su empeño le ha permitido no solo patentar su idea, sino disponer ya de unas pequeñas oficinas en las que trabaja «de lunes a domingo, las horas que haga falta». «A veces pensé que esto me venía grande, pero en cuestión de días tendremos listo el prototipo y entraremos en la fase de buscar inversores. Estamos a punto de conseguirlo», dice. Apuesten por él.

Votación
0 votos
Comentarios