Piden prisión para un tatuador por tocarle las nalgas a una clienta menor

El sujeto regentaba un puesto ambulante durante las fiestas de A Peregrina, en Pontevedra


Pontevedra / La voz

Dos años y medio por un delito de abusos sexuales a una menor de edad. Esta es la pena y el delito que la Fiscalía de Pontevedra tiene previsto solicitar hoy en la Audiencia de Pontevedra a un tatuador que mantenía un puesto ambulante durante las pasadas fiestas de A Peregrina.

Sostiene que, sobre las once de la noche del 13 de agosto del 2016, la víctima y sus amigas acudieron a su stand. «Cuando estaba trabajando en el brazo de aquella -reseñan desde el ministerio público-, que se encontraba sentada a su lado, le pasó el suyo por detrás y le tocó, con la finalidad de satisfacer su apetito sexual, las nalgas, apretándoselas con la mano». La joven le llamó la atención y el acusado no dudó en responderle: «¿Qué pasa? Es un culo, puedes tocar el mío».

Instantes después, el vigilante de seguridad, informado de lo ocurrido, requirió al tatuador su documentación, si bien este emprendió la huida.

Votación
0 votos
Etiquetas
Abusos sexuales Audiencia de Pontevedra
Comentarios