El paseo de una pareja de gansos y sus siete polluelos para el tráfico en Benito Corbal

Nerviosos por la cada vez mayor concentración de personas, los progenitores emprendieron el vuelo dejando atrás a sus crías


pontevedra / la voz

Los comerciantes que ayer se disponían a abrir los negocios en Benito Corbal no salían de su asombro y los viandantes no sabían si dirigir su mirada al cielo o posarla sobre el suelo. Faltaban unos minutos para las diez de la mañana y, uno detrás de otro, hasta siete polluelos de gansos del Nilo se dejaron caer desde la séptima planta del edificio en el que confluyen las calles Sagasta y Benito Corbal. En el asfalto los aguardaban sus padres, que llegaron a detener la circulación, ajenos en aquellos momentos al rebumbio que estaban originando.

En cuestión de unos segundos, la presencia de las aves generó una gran expectación. Nerviosos por la cada vez mayor concentración de personas, los progenitores emprendieron el vuelo dejando atrás a sus crías.

Cuando la patrulla de la Policía Local de Pontevedra llegó a este punto del casco urbano, los agentes pudieron observar una gran concentración de personas. Los siete polluelos descansaban en el interior de una caja de cartón.

 

En la séptima planta

Mientras se ponían en contacto con el servicio municipal de Medio Ambiente, los agentes verificaron que las aves habían anidado en una suerte de jardinera de la séptima planta. Allí recogieron dos huevos aún sin eclosionar, precisaron desde la Jefatura municipal.

En el seno de este cuerpo se tiene el convencimiento de que, tras romper los huevos, las crías pretendían seguir a sus padres, lo que explicaría que hubieran abandonado el nido y se hubieran dejado caer desde tanta altura.

En todo caso, y con el objetivo de reunir a los progenitores con sus crías, los policías se desplazaron con la caja de cartón hasta la cercana plaza de Barcelos. Allí pudieron observar como los padres mantenían una distancia prudencial y evitaban acercarse, lo que imposibilitó que finalmente se produjese el encuentro o los gansos adultos pudiesen se recogidos por los agentes municipales.

Finalmente, técnicos de la Consellería de Medio Ambiente se hicieron cargo de los especímenes para trasladarlos hasta el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cotorredondo

 

La especie

El ganso del Nilo, también conocida como ganso egipcio, está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras debido a que, gracias a su gran adaptación al medio, supone una seria amenaza para las especies autóctonas. Esta circunstancia está provocando que su presencia sea cada vez más habitual en los entornos urbanos de Galicia. De hecho, en la ciudad de Pontevedra se tiene constancia de su existencia desde hace ya algunos años.

Votación
0 votos
Etiquetas
Tráfico Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas Pontevedra ciudad
Comentarios