La ubicación de la tercera lápida sigue siendo un misterio

En el suelo de esta capilla se conservan dos lápidas y un escudo. La primera de ellas muestra a un hombre con una espada. La segunda, a una figura orando que está resquebrajada a la altura del cuello. Y en medio de ellas dos está el escudo de los Fonseca, sobre el que se adivinan cinco estrellas de cinco puntas. «Es posible que en otra época estuviera en el pórtico principal y que, tras una reforma, lo colocaran aquí», explica Barreiro. De lo que no ha aparecido ni rastro es de la tercera lápida que, según el historiador Hipólito Sá Bravo, se esconde en esta capilla.

«Creemos que podría estar bajo el altar, pero ese fue reconstruido en cemento y no se ha tocado», explica José Abal. En las dos catas que se han realizado en el suelo solo han encontrado «algunos restos óseos, lo normal en una iglesia», añade Barreiro. Pero ni rastro de esa tercera lápida que se esconde en este antiguo templo.

En cuanto al escudo, la memoria del proyecto cuenta que en el siglo XV era abad del monasterio Don Diego de Acebedo Fonseca y Ulloa, Señor de Cambados, «lo que nos lleva a pensar que su portada sufrió modificación, de ahí la colocación del blasón familiar de los Ulloa», relata.

Votación
1 votos
Etiquetas
Cambados
Comentarios