Castrelo recopila sus 40 años de historia

El colegio celebra su aniversario con una emotiva jornada de puertas abiertas y la memoria de sus antiguos alumnos


En cuarenta años han cambiado muchas cosas en Castrelo (Cambados), también en su colegio, y de esta transformación dará cuenta un documental que están elaborando alumnos y profesores del centro con motivo de su cuarenta aniversario. La previsión es estrenarlo en fin de curso, de modo que ahora lo que toca es recopilar y preparar el material, que hay mucho.

Ayer hubo ocasión de recoger el testimonio de los padres que fueron invitados para que relataran a sus hijos como eran los alumnos de entonces. Nada que ver aquellos recreos jugando al huevo, pico o araña con los de ahora, ni tampoco las aulas ni los medios de que disponían respecto a los actuales. «En 1988, aínda pasaban por diante do cole os carros de vacas e había moito menos viño nas leiras», cuenta Ángel Ucha Cochón, el profesor más veterano del centro. Cuando él llegó de Pontevedra a Castrelo para dar clase, eran los tiempos de la extinta EGB y en el colegio había cuatrocientos alumnos. Hoy son 160, y que haya más de dos hermanos escolarizados, es casi un milagro. El rural perdió población y sus aulas también, pero en el colegio de Castrelo nunca se quedaron atrás. De hecho, recuerda Ángel Ucha, fueron pioneros a la hora de adherirse a programas como el Avalar y de crear un aula de informática. El colegio ha cambiado, y sus alumnos también. «Hai trinta anos, os rapaces vían un paxaros e sabían distinguir se era un melro o un gorrión». Hoy saben de móviles y de Play Station, pero en el centro están empeñados en que la modernidad no eclipse la tradición de la parroquia, de modo que estas Navidades recuperaron aquella costumbre de hacer figuritas de barro para el Belén. ¿Se ha ido a mejor o peor? «Somos fillos do noso tempo e é o que nos toca, os profesores temos que adaptarnos», señala el veterano maestro. Sus vivencias, sin duda, contribuirán a enriquecer el documental sobre el colegio, en el que se incluirán los testimonios de sus directores y de los padres y abuelos que ayer participaron en las jornadas de puertas abiertas. Mientras, la clase de cuarto reúne los datos sobre la evolución del alumnado, y los alumnos de quinto se encargan de recapitular fechas históricas. Y para que la calidad sea la máxima posible, los chavales dispone de la ayuda de varios técnicos de Audiovisuales.

Votación
1 votos
Etiquetas
Cambados Pontevedra ciudad
Comentarios