Un puñado de sujetos rompen las estadísticas a la baja de los niveles de delincuencia


16/03/2017 05:00 h

La inusitada actividad que despliegan individuos como el Cadillo no impide que los datos estadísticos sobre los niveles de delincuencia que soporta la capital arousana hayan descendido. En determinados capítulos, el número de golpes perpetrados ha disminuido hasta en un 25 %. Claro que las estadísticas, como es frecuente escuchar en algunos ámbitos, están para romperlas. Y en Vilagarcía un puñado de sujetos se han empeñado en hacerlo a lo largo de los últimos meses.

En la ciudad permanece todavía vivo el recuerdo de Iván Dieste, O Bicho, aquel tipo que en agosto escapó de la policía por los tejados de Celso Emilio Ferreiro y se convirtió en el delincuente más buscado de Vilagarcía. Cayó en diciembre, en O Lago, junto a uno de sus compinches, en una operación que movilizó al grupo de operaciones especiales de la Policía Nacional en Galicia y a la Guardia Civil ante la sospecha de que estuviesen armados. Se le atribuyen una treintena de asaltos a viviendas, locales comerciales e iglesias como la de Cea.

Otro ejemplo de contumacia es el individuo de 37 años que en el 2014 perpetró catorce robos en automóviles. Tras unos meses en prisión, por acumulación de condenas, fue detenido otra vez en diciembre con una broca en la mano y una ventanilla rota.

Votación
0 votos
Comentarios