RIBEIRA / LA VOZ 20/03/2017 05:00 h

Si el 2016 fue el año de la alternativa, el 2017 ha sido el de la confirmación. Y es que el Boiro Cool Market volvió a evidenciar que tiene algo distinto, que no es una feria de gangas al uso y que, con el mismo objetivo, puede hacerse algo que sea vistoso y entre mejor por los ojos. La valoración, ayer, último día, a media tarde, era buena a falta de que los autónomos que participaron en la iniciativa cierren sus números. Fueron muchos los que repitieron, y otros tantos los que se pasaron a conocer el Boiro Cool Market por primera vez, en parte, animados por la oferta musical y lúdica, y eso que el buen tiempo primaveral fue un firme competidor.

El viernes fue un atardecer de sorpresas, hubo mucha gente y pocas ventas. La situación creo cierto recelo entre los comerciantes, que no tardaron demasiadas horas en ver como el tendencia tornaba en favorable, según explica Tomás Estévez, gerente de la Asociación de Empresarios Boirenses (ABE), entidad que organiza el Boiro Cool Market con el Concello. «El sábado fue otra cosa, vino otra vez mucha gente, pero también hubo más ventas. Los responsables de negocios con los que hablé me decían que incluso mejor que el año pasado», añaden en la ABE.

Las actividades que fueron marcando la agenda de la iniciativa tampoco pasaron desapercibidas para el público y los clientes. Especial sensación causó la actuación de la cantante Nastasia Zürcher, que adelantó cuatro temas antes del concierto que dio en A Pousada das Ánimas. Ayer domingo, al igual que en el 2016, costó arrancar, recordaba, ya de tarde, Tomás Estévez. Una vez más fueron las alternativas de ocio las que sirvieron de pistoletazo. La sesión vermú nunca falla, mientras, los niños disfrutaban del taller de impresión textil con criaturas. Y así pasó la mañana, entre artes plásticas y un aperitivo con ritmo.

La tarde de ayer era la que más preocupaba. En parte por el buen tiempo, que invita a tocar el mar. El partido de Barraña tampoco ayudó, otra cosa fue al acabar el encuentro. Fueron muchos los que se acercaron al Boiro Cool Market para ver un documental, asistir a una mesa redonda y tentar a la suerte con un sorteo.

Votación
0 votos
Comentarios