El cóctel de fiestas y calor provoca los primeros atascos

Muros y Portosín fueron los puntos negros, sobre todo al anochecer

.

ribeira / la voz

No tuvieron nada que ver con las interminables caravanas que se registraban en el pasado a estas alturas del año, pero la coincidencia de altas temperaturas y grandes fiestas dejó en Barbanza los primeros atascos del verano. Uno de los puntos más conflictivos fue el casco urbano de Muros, donde confluyeron bañistas y asistentes al Gran Prix de Carrilanas de Esteiro.

Las retenciones alcanzaron los dos kilómetros por la mañana, abarcando el tramo comprendido entre el cruce de A Tremenda y el casco urbano de Muros. Se trata de un vial empleado por las personas que residen en Santa Comba, Mazaricos y Carballo, así como en los alrededores de estos municipios. Buena parte de los conductores que estaban atrapados en el atasco tenían como destino las playas de Louro.

También se produjeron algunos problemas en las inmediaciones de la playa de Broña, en Outes, pero estuvieron relacionados fundamentalmente con la falta de aparcamientos. Y eso que un buen número de vecinos han decidido dar una nueva utilidad a sus fincas y las dedican a párking los fines de semana.

En la zona de Arousa norte hubo algún que otro atasco en los accesos a las playas más transitadas, como O Vilar, Coroso, Cabío y Carragueiros. La llegada a los arenales se hizo de forma escalonada, siendo muchos los que extendieron sus toallas ya por la mañana, por lo que los problemas principales se registraron a última hora de la tarde, coincidiendo con la vuelta a casa. El tráfico circulaba con lentitud en los accesos a la avenida de la Constitución boirense y también en las entradas de la autovía.

Noia era hasta hace unos años uno de los puntos negros en lo que a atascos durante la época estival se refiere, pero la construcción de la variante cambió por completo la situación. Desde la Policía Local señalaban que ni siquiera este fin de semana, con la coincidencia de Feira Medieval, Carmen y un tiempo espectacular se registraron retenciones importantes. No ocurrió lo mismo en Porto do Son. El tráfico fue fluido durante el día, pero al caer el sol, coincidiendo con la operación regreso, se formó una larga cola. De hecho, poco antes de las diez de la noche se extendía desde la zona de Aguieira hasta pasado el casco urbano de Portosín.

Votación
2 votos
Comentarios