Imagen:

La granja salió a la calle para reivindicar el día de la Tierra

Cerca de 200 alumnos de este centro noiés
se disfrazaron para repartir plantas cultivadas por ellos entre los vecinos


El habitual ir y venir de los habitantes de la villa de Noia en el corazón de la Alameda se vio trastocado ayer por una escena muy apropiada para la jornada que se celebraba. El Día de la Tierra tuvo como principales valedores a la comunidad educativa del colegio Jaime Balmes, ya que dos centenares de sus alumnos salieron a la calle para reivindicarlo. No obstante, no lo hicieron con sus característicos uniformes azules. Prefirieron sustituir estos por una indumentaria más propia de una granja.

Pollos, vacas, ovejas, mariposas, mariquitas, tomates, zanahorias, abejas y, por supuesto, los granjeros. Ese fue el variopinto elenco de disfraces con los que todos estos pequeños ?de los cursos comprendidos entre primero de infantil y sexto de primaria? salieron a la calle en el marco de una nueva actividad del programa Voz Natura.

«Desde hace varias semanas hemos plantado diferentes productos de hortalizas como: tomates, lechugas, pimientos, pepinos...», relataba Iván Lorenzo, docente del Jaime Balmes, sobre la misión de esta actividad. «La meta fue trasplantar cada ejemplar desde el semillero a una maceta, para colocarle un pequeño mensaje ecológico y repartirlo entre la gente que nos vamos encontrando», prosiguió el profesor.

Marcha ecológica

Tras ser recibidos por el alcalde, Santiago Freire, y representantes de la corporación municipal, los escolares se echaron a recorrer el casco histórico noiés, mientras los curiosos vecinos, así como padres y madres, se quedaban sin carrete en el móvil para grabar y sacar fotos de la marcha ecológica. Un desfile que con fortuna poética desembocó en la plaza de O Curro ?donde estaba teniendo lugar el mercado semanal?, entre los sonrientes vendedores de hortalizas ya listas para el consumo.

Los noieses más afortunados recibieron alguna de las plantas que distribuyeron los pequeños, así como una valiosa explicación del motivo, que segundo Lorenzo tuvo como doble objetivo «que los niños se conciencien de lo que van a consumir en casa y saber cuál es el proceso de cultivo». O en otras palabras, que no se crean que los tomates nacen en el supermercado.

Voz Natura es un programa impulsado desde la Fundación Santiago Rey-Latorre, que cumple su vigésimo aniversario, patrocinado este año por Medio Ambiente, la Diputación de A Coruña, la Fundación Alcoa, El Corte Inglés y la Fundación Areces.

Votación
0 votos
Etiquetas
Noia