«Sexa vivo ou morto, eu o que quero é atopar ao meu pai»

José Lamas Muíño falta de su casa en Entrecruces desde hace cuatro meses. Su hija pide ayuda para hallar alguna pista


carballo / la voz

«Sexa vivo ou morto, eu o que quero é atopar ao meu pai», declara María José, la hija de José Lamas Muíño, el carballés de A Espanadeira (Entrecruces) que desapareció de su casa el 23 de diciembre del año pasado. El domingo se cumplirán cuatro meses y, a pesar de las intensas búsquedas realizadas en las primeras semanas, no se sabe nada. Ninguna pista, ningún dato, ninguna declaración de nadie que pudo verlo. María José Lamas, acompañada ayer de su madre, Oliva Carracedo López, reclama ayer ayuda para que las búsquedas no cesen. «E para quedar tranquilas. Polo menos atopar algo, os restos, uns ósos, o que sexa, para poder levar para o cemiterio e pechar isto, que é unha angustia diaria», declara.

Hipótesis

Dice que ya no sabe qué pensar. Que las hipótesis sobre su desaparición son muchas. Incluso que pudieron matarlo y llevarse el cadáver a otro lugar, pues de otro modo no se entendería que, después de tantos días buscando por todos los rincones en un área muy grande alrededor de su casa, los resultados fuesen siempre negativos. «É que non lle vexo outra explicación», asegura. También lamenta que ella no pueda hacer nada, ya que su movilidad es muy limitada (está en una silla de ruedas). También hace un llamamiento a cualquier vecino que pueda saber algo: «Se alguén ten algún dato, se sabe algo, que nolo diga, porque estamos desesperados, é unha situación moi triste», indica María José.

El caso de José Lamas es particularmente llamativo por la absoluta falta de resultados pese a unos dispositivos de búsqueda amplios, constantes y especializados, que peinaron una amplísima franja de terreno. Además de las frecuentes batidas a cargo de los vecinos, participaron numerosos guardias civiles (policía judicial, grupos de montaña, expertos en búsqueda con sus perros), policías locales de Carballo, Protección Civil, cazadores que conocen los montes de la zona (Alta de Entrecruces) y otros particulares.

Lamas tiene, o tenía, 81 años. Es el cuarto desaparecido en la zona en pocos meses. Las primeras tres personas que se marcharon de sus casas tuvieron más suerte, todas de A Laracha, localizadas a las pocas horas de que fuera denunciada su desaparición.

Votación
4 votos
Etiquetas
A Laracha Carballo municipio Caza Protección Civil
Comentarios