A Cidá de Borneiro, cinco sentidos animados y mucho ambiente

La nueva edición del Castro Animado, en Cabana, fue muy bien acogida

.

Tenía razón César Freiría, Cé Orquestra Pantasma, cuando decía el sábado que el Castro Animado de Borneiro es un buen ejemplo de cómo se puede llenar de vida el patrimonio, con el mayor respeto, hasta convertirlo en una fiesta. Lo fue ayer en Cabana, con A Cidá repleta de animación, sobre todo en las horas en las que el sol ya iba picando menos. Días de playa no son el mejor aliciente de las propuestas culturales, porque siempre hay quien escapa al mar y con razón, pero el caso es que el público se repartió bien y la celebración transcurrió según lo previsto y con muy buena respuesta. El propio Freiría se encargó de ello, primero con los juegos Miudiño, para los pequeños y los no tanto, y después con su función completa. Toca de todo, de ahí que sea un hombre orquesta. Gastronomía, artesanía y, sobre todo, espíritu de encuentro entre parroquias (o castros) son los pilares de esta celebración que, a medida que pasan los años, va ganando en fuerza, con un lugar ya reservado en el verano de Cabana. En su día el castro seguro que estaba animado y, ayer, bien podrían ser aquellos mejores tiempos de vida.

Votación
1 votos
Comentarios