La colección ya ha recalado en seis localidades

Este singular viacrucis ya ha recorrido media Galicia: las obra han pasado (en orden de presencia) por Muxía, Moaña, Fisterra, A Coruña, Santiago y Cangas. Carballo será la séptima parada. Los pasos, las escenas del Pasión, están adaptadas a Galicia, haciendo suya la lectura (y que en este caso concreto también vio a un pintor polaco) de que esas ideas deben vivirse en función de las circunstancias de cada tiempo. Así que hay correspondencias, semejanzas. Por ejemplo, el literario Bosque Animado de Cecebre es el huerto en el que Cristo acude a rezar el Jueves Santo. El proceso judicial lo reparte entre Santiago y A Coruña. Cae en Compostela. La Verónica es Rosalía de Castro; la Madre, la Virxe do Carme inspirada en las Rías Baixas. El cirineo se inspira en el labrador del Catecismo do Labrego de Lamas Carvajal y referencias en Ourense. Las mujeres que lloran son de Lugo. En O Cebreiro se ve a Cristo descendido. Las tinieblas son como la marea negra del Prestige. En el Gaiás es crucificado. Y el Entierro y la Resurrección se ambientan en Fisterra, también con la Danza das Areas que se puede ver los domingos en la Festa do Cristo.

 

 

 

Reconocibles

Los personajes que desfilan también son reconocibles: Judas lleva un reloj de oro que simboliza la corrupción de los poderosos. La niña que sigue los pasos de Cristo es Asunta Basterra. La auxiliar de enfermería que sufrió el ébola también se refleja en uno de los cuadros. Lo mismo que Fraga y Rajoy, a propósito del Prestige, e incluso el ladrón del Códice. Son cuadros de formato mediano (80 x 60 centímetros) que abren en cierto modo las actividades de la parroquia de Carballo de cara a la Semana Santa. Pese a que aparentemente se incluyen aspectos que podrían calificarse como de cierta irreverencia, nunca ha tenido ningún problema ni queja al respecto.

 

Votación
0 votos
Etiquetas
Carballo municipio A Coruña ciudad Fisterra Moaña Muxía Lugo ciudad Ourense ciudad Cambre Caso Asunta Rías Baixas Gaiás Semana Santa Ébola Corrupción Ciudad de la Cultura Cangas
Comentarios