Cristina, la alumna 10

Esta alumna de la Compañía de María sacó un 13,90 en la aprueba de la ABAU, tras un pleno de dieces en el bachillerato

.

a coruña / la voz

Es la número 1. En bachillerato todas sus notas son iguales: 10, 10, 10, 10, 10... Y, con la prueba de la ABAU, el cómputo global le da un 13,90 sobre 14. «Había obtenido un 13,86, pero reclamé en Lengua Castellana porque tenía dudas sobre la puntuación. Ese examen fue el primero y me había salido genial. Me dieron la razón y al final el cómputo quedó en 13,90», explica Cristina Fernández Lema, de 18 años y alumna de la Compañía de María. «Cuando vi la nota, que es una notaza, no me lo creía, y mis padres menos. Mi objetivo era el 13,5 para asegurarme que podía estudiar lo que quisiese, Matemáticas, Física o Medicina», destaca. Una pasada. Pero no solo es la estudiante 10 por sus espectaculares calificaciones. Es que también terminó este año sexto de grado profesional de violín, a lo que tuvo que dedicar ocho horas y media semanales de clase. Juega de delantera en el equipo de fútbol sala del colegio. Es socia del Deportivo y no se pierde un solo partido. «Bueno, me perdí el del Barcelona porque estaba lesionada y no pude ir. Lo vi por la tele y me dio mucha rabia», recuerda. También acude a conciertos de la Orquesta Sinfónica de Galicia. «La clave es trabajar cada día lo que vas dando en clase y aprovechar el tiempo, que en mi caso es siempre fue escaso desde que empecé en el Conservatorio en primaria», aconseja Cristina, que ya había sido premio extraordinario de la ESO. Habla con gran soltura en los estudios de Radio Voz y explica su decisión de estudiar Medicina. «Si dibujase bien haría una ingeniería seguro, pero no tengo casi visión espacial y por esa razón las descarté. De cara al mercado laboral el trabajo de médico es muy reconfortante y me parece una aventura todos los días. Es una de las cosas mas bonitas que hay y la salud es lo más importante», reflexiona la futura doctora Fernández, la alumna 10, que por ahora no sabe por qué especialidad se decantará en un futuro. «Mis resultados también es cosa de mis padres, de mis amigos, de mis compañeros de clase y del colegio», sentencia.

Votación
17 votos