Media comarca seguirá en el 2020 sin la conexión más veloz a la Red

Esa carencia afecta a municipios como Forcarei, Cerdedo-Cotobade, Rodeiro y Dozón

.
j. B.
Lalín / la voz

Internet se convirtió hace ya algún tiempo en una infraestructura esencial en nuestro día a día. Tan importante como necesario, son cada vez menos los hogares que no disponen de una línea de acceso a esta red, pero también son muchos otros lo que no disponen de una conexión de última generación. La Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, que depende del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital recopila de manera anual información detallada sobre todos los lugares del territorio donde llega la banda ancha y las previsiones de inversión para los próximos tres años.

El informe del Ministerio

Conforme a la información de la situación y de las previsiones que ofrecen los operadores, existen aún muchas zonas «que no disponen de cobertura de redes de banda ancha de nueva generación, ni previsiones para su dotación por algún operador en el plazo de tres años, en base a planes de inversión creíbles». Están calificadas como zonas blancas. Adicionalmente y con el mismo procedimiento aparecen las zonas blancas NGA-Backhoaul, que dictan los lugares en los que aún ni siquiera hay extensión de la cobertura de puntos de acceso al núcleo de la red troncal adecuados para la conexión de redes de acceso de nueva generación de alta velocidad.

 

Hasta el año 2020 seguirá sin haber conexión a Internet de última generación en muchos lugares de la zona. Concellos como Dozón, Forcarei, Rodeiro o Cerdedo-Cotobade no cuentan con ningún sector dentro de su perímetro considerado «no blanco». Otros concellos cuentan con algunas zonas en las que sí tienen conexión ultrarrápida o los operadores tienen previsto instalarla en los próximos tres años. A Estrada cuenta con cuatro de sus zonas, Agolada con una única zona de Internet de alta velocidad al igual que Vila de Cruces y Lalín, que dispone de tan solo tres, emplazadas en Donramiro, Botos y el casco urbano, de la misma manera que en el municipio de Silleda, en las zonas de A Bandeira, Meira y casco urbano silledense.

De esta manera, los habitantes del municipio lalinense son los que más se benefician de las líneas de Internet de última generación, alcanzando un 53,4% aquellos que tienen acceso a la esta red. La cifra de A Estrada alcanza un 45,2%, y a esta le sigue Silleda con un porcentaje de un 43%, Vila de Cruces con un 22,5% y por último Agolada, con un 17,8%. Es decir, de un total de 71.014 censados en las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes, tan solo 25.558 tienen acceso a Internet de alta velocidad en cinco de nueve concellos que forman las dos comarcas, lo que supone que aún hay un 64% de habitantes sin acceso a conexión ultrarrápida.

Año 2016

El año pasado el mismo informe de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital indicaba que en el Concello de Agolada no existía aún ninguna zona con conexión a banda ancha de última generación; Lalín disponía de dos zonas; A Estradas de tres; Silleda con dos; y Vila de Cruces con una. De esta manera, los municipios de Agolada, Lalín, A Estrada y Silleda han incrementado e incluso han aparecido por primera vez en ese horizonte del 2020, como Agolada, las infraestructuras oportunas para el uso de la banda ancha de última generación y Vila de Cruces se mantiene con una única zona. El año pasado suponía un 35,2% con respecto al 36% de este año 2017, lo que traducen en que solo se incrementó en 568 el número de ciudadanos que este año tuvieron acceso a Internet de última generación en las dos comarcas.

Votación
0 votos
Comentarios