EL PUENTE

Pesimistas


Cuando el mensaje oficial insiste en la mejora de la economía, hay datos que se resisten a compartir el optimismo pregonado.

No es solo que noviembre haya roto la tónica de bajada del paro o que las campañas navideñas recuerden el ingente número de familias que pasan estrecheces por el paro de larga duración o porque, aunque han encontrado empleo, no da para vivir.

Hay más datos empeñados en aguar la fiesta. Por ejemplo, crece el absentismo laboral, según cifras de la asociación de mutuas de trabajo. Y lo hace a triple velocidad que el aumento de la afiliación a la Seguridad Social.

Entre las causas se mencionan las bajas que se prolongan innecesariamente porque se alargan los tiempos entre consultas en los servicios públicos de salud -cuyas plantillas han sufrido serios recortes- y salarios bajos que desincentivan a los trabajadores para coger el alta.

Desde el área sindical hacen hincapié en el recorte de derechos y retribuciones y en el empeoramiento de las condiciones de trabajo, con menos acción de las empresas en prevención y, en consecuencia, mayor exposición a riesgos laborales.

«Hace falta pegamento que una el crecimiento económico con progreso social», afirma Antón Costas, el catedrático gallego que ayer mismo dejaba la presidencia del Círculo de Economía de Cataluña, en una entrevista que publicaba El Periódico. Destacaba el fuerte crecimiento de la desigualdad en España, «porque el desempleo ha sido mayor, pero también porque los impuestos y los programas sociales tienen menor eficacia redistributiva».

Muchos datos contra el optimismo oficial. Si quieren mantenerlo, pónganse a corregirlos.

Votación
6 votos
Etiquetas