¿Por qué los autónomos no saben hacer su IRPF?

¿Conoce usted a alguno que sea capaz de hacer él solito su impuesto sobre la renta de las personas físicas?

.

sofia.vazquez@lavoz.es

¿Conoce usted a algún autónomo que sea capaz de hacer él solito su impuesto sobre la renta de las personas físicas? Si la respuesta es positiva, debe saber que es amigo de una rara avis digna de ser catapultada a una vitrina de Harvard. Este tipo de trabajadores -de los que, por cierto, en España hay más de 3.100.000- no tienen ninguna deficiencia. Saben sumar, restar, multiplicar y dividir, y cuando les hablan entienden lo que les dicen. De hecho, buena parte de ellos son titulados en Farmacia, Derecho, Filología, Arquitectura, Medicina, ingenierías varias, y otros muchos trabajan diez y doce horas al día atendiendo negocios tan variopintos como bares, restaurantes, carpinterías, peluquerías, clínicas veterinarias o tiendas de moda. Entonces, ¿qué les pasa? Varias cosas, y la primera está relacionada con los palabros (defínese como palabra rara o mal dicha) propios de la jerga de los expertos de Hacienda (base imponible, cuota tributaria, sujeto pasivo, tipo impositivo...), que no los entienden nada más que aquellos del ramo de Cristóbal Montoro. Pero aun poniéndonos en el supuesto de que la Agencia Tributaria esté dispuesta a ayudarles, puede ocurrir lo contrario. Por ejemplo, este año, por primera vez, los autónomos tienen la posibilidad de, a través de la Renta Web, obtener un borrador de su declaración. Sin embargo, como recuerdan los responsables de la empresa Infoautónomos, la Agencia Tributaria dispone de información limitada y le resulta imposible calcular el rendimiento de cada trabajador por cuenta propia y conocer sus ingresos y gastos. Además, se parte de la base, como recuerda el Colegio de Gestores Administrativos de Galicia, de que «aunque se utilice el sistema Renta Web, es deber del ciudadano revisar la información que aparece en la predeclaración, puesto que es posible la existencia de errores, datos mal consignados y omisiones que pueden hacer que un IRPF a devolver salga a pagar». Y no se olviden de que el culpable del error es el contribuyente, nunca Hacienda. Puestos en materia, hablemos del error más importante detectado este año, según los gestores gallegos: puede ocurrir que Renta Web consigne los rendimientos del trabajo pero no los gastos, por lo que no se aplican las deducciones. Con lo cual, el autónomo pagará de más. Pero también puede pagar de menos -advierte la experta Ana Belén Muñiz-, porque la Agencia Tributaria solo tiene en cuenta los rendimientos con retención, pero no los que no la tienen. Desde Infoautónomos se recomienda solicitar «siempre a Hacienda nuestros datos fiscales, especialmente en el caso de profesionales que efectúan retenciones, ya que nos aportan una información que nos indica lo que el fisco sabe de nosotros a través de nuestros clientes, en concreto quiénes han pagado a Hacienda esas retenciones que nosotros hemos practicado en nuestras facturas». Ojo también con las deducciones por maternidad -el fisco a veces desconoce que la madre estuvo trabajando y no le deja deducir- y por las imputaciones por pisos vacíos, ya que puede cobrarle por uno que ya no tiene en propiedad. Un dato más: Hacienda le ayudará a hacer su declaración (llame al 901 33 55 33), pero siempre que no esté en estimación directa. Esta es la más complicada y, por lo que se deduce, la Agencia Tributaria tiene problemas para dar este servicio que debería estar incluido por pagar impuestos. ¿O es que todos tenemos que saber de todo? 

Votación
15 votos
Comentarios