Que nadie bloquee tu chakra

¿Cuántas veces has oído hablar de los chakras? Para el hinduismo son los siete puntos de energía que hay dentro de nuestro organismo. Que todos estén abiertos y equilibrados entre sí fomenta la salud.

.

Hay un capítulo de la serie de animación Avatar: La Leyenda de Aang en la que el gurú Pathik le explica al protagonista qué son los chakras. Es un fragmento que acumula en Youtube miles de visionados, porque explica, de manera muy fácil, qué son los siete puntos de energía del hinduismo y cómo se pueden armonizar para fomentar la salud. «El agua corre por este arroyo como la energía por tu cuerpo. Hay diversos estanques en los que el agua se remansa antes de fluir. Pues esos estanques son tus chakras. Son como remansos de energía dentro de tu cuerpo. Si no hubiera nada más, el agua correría libremente, pero la vida es complicada y muchas cosas se caen al arroyo y ahí es cuando el arroyo no fluye. Si limpiamos el camino entre los estanques, la energía fluye». El maestro explica a su alumno que, para encontrar el equilibrio, tiene que liberar sus siete chakras. El primero es el de la tierra. Tiene que ver con la supervivencia y está cerrado por el miedo. «Piensa en lo que te da más miedo, deja que corra por el arroyo y tu chakra quedará abierto». El del agua está relacionado con el placer y está bloqueado por la culpa. «Visualiza de qué te culpas a ti mismo y perdónate», explica el gurú. El tercer chakra, el del fuego, está ubicado en el estómago. «Tiene que ver con la fuerza de voluntad y se encuentra bloqueado por la vergüenza. El chico reflexiona sobre cuáles son las mayores decepciones que tiene consigo mismo antes de lograr abrir su chakra. El cuarto es el del aire. Está situado en el corazón, bloqueado por la pena». Y así llegamos al chakra del sonido, localizado en la garganta y bloqueado por las mentiras que nos contamos a nosotros mismos. Sexto y séptimo son el chakra de la luz, situado en la frente y cerrado por las falsas percepciones de uno mismo; y el chakra del pensamiento, que está en la parte de arriba de la cabeza, "tiene que ver con la energía cósmica en estado puro y está bloqueado por todas las cosas que nos atan a la tierra». La especialista en medicina energética Ana Casas los ha integrado en sus terapias: «Con los chakras podemos trabajar a nivel físico y emocional. Cada uno influye en los órganos de nuestro cuerpo que están en su campo energético y cada uno regula una parte de nuestra personalidad. Para liberarlos, hay muchas técnicas y ejercicios específicos. Yo utilizo las manos para limpiarlos y después trato de fortalecerlos».

Casi todas las terapias alternativas, como el reiki o el yoga, tienen que ver con los chakras. Hay expertos que tratan de armonizarlos con los puntos de acupuntura. «Es todo muy parecido, pero explicado desde distintas culturas», explica la terapeuta de la salud María Blanco. Cada chakra está asociado a una parte del cuerpo, un color y un mantra (una vocal o sonido para meditar). Los chakras vitalizan el cuerpo. Su función es mantener la salud física, emocional y espiritual equilibradas y no bloqueadas. Cada uno emite una energía, una determinada frecuencia que puede llegar a producir el aura y hay aparatos que ayudan a reflejarlo. Para visualizar lo que supone tener alineados los chakras, Blanco utiliza la siguiente metáfora: «Imagínese un accidente de tráfico en una autopista. La circulación no fluye pero, en cuanto logre retirar los vehículos de ahí, volverá la necesaria fluidez».

Chakra del pensamiento, la corona.

Se corresponde con la glándula epífisis. Es clave en el control de los ritmos biológicos, como la regulación de los ciclos de luz y oscuridad (sueño). Está situado en la parte de arriba de la cabeza.

Chakra de la luz, a la altura del entrecejo

Es el llamado tercer ojo. Se corresponde con la glándula hipófisis. Da la visión de síntesis e integra intelecto e intuición. Está relacionado con la capacidad de visualizar y entender conceptos. Trata del conocimiento interior y está bloqueado por las falsas percepciones.

Chakra del sonido, en la garganta

Tiene que ver con la glándula tiroides. Gobierna laringe, faringe y sistema respiratorio. Se relaciona con la capacidad de comunicación y la palabra. Trata de la verdad. Bloqueado por las mentiras que nos contamos. 

Chakra del aire, en los omóplatos

 Gobierna corazón, sangre y sistema circulatorio. Desempeña un papel importante en las funciones de auto-reconocimiento, clave en el tratamiento de problemas autoinmunes. Tiene relación con el amor y está bloqueado por la pena. Despliega tu tristeza y deja que el dolor fluya.

Chakra del fuego, en el estómago

 Regula ombligo y páncreas. Se relaciona con la asimilación y la digestión. Tiene que ver con la fuerza de voluntad. En muchas personas está sobreestimulado, lo que genera desórdenes nerviosos y digestivos. Es el más importante en el tratamiento de muchas enfermedades.

Chakra del agua, en el sacro

Está ubicado a nivel del sacro. Rige ovarios y testículos. Tiene que ver con la energía de la sexualidad y de la creatividad física. Está relacionado con las enfermedades que se asocian al sistema reproductivo. Visualiza los sentimientos de culpabilidad que te atenazan y perdónate.

Chakra raíz o de la tierra, en el coxis

Está ubicado en la base de la columna, en el coxis. Gobierna riñones y columna vertebral. Tiene que ver con el instinto y la supervivencia y está cerrado por el miedo. Piensa en cuáles son tus miedos, deja que corran por el arroyo y tu chakra quedará abierto.

Votación
3 votos
Comentarios