Así mejora tu salud tu perro

Mejora la presión arterial, disminuye el colesterol, es una ayuda contra la depresión y una terapia de utilidad en el cáncer infantil. Las mascotas mejoran la vida de las personas desde el punto de vista psicológico, pero también desde el físico. Está comprobado, los enfermos cardíacos que tienen perro tienen hasta un 8,6 % más de posibilidades de sobrevivir


Cada vez hay más evidencias científicas que demuestran que tener mascota es beneficioso para la salud en el ámbito físico, psíquico y social porque «la terapia asistida con ayuda de animales demuestra que disminuye la depresión involutiva, ayuda a las personas con enfermedad y canaliza en las emociones, por lo que las personas son más felices e influye en la calidad de vida».

 «Un animal aporta un aspecto positivo a las personas y lo que los veterinarios pretendemos es que, si los animales son bien tratados y educados, no tiene porque haber ningún problema», ha declarado el presidente del Colegio de Veterinarios de Madrid, Felipe Vilas. En este sentido, para que un animal sea positivo «lo que se requiere es que tenga la mejor condición de bienestar animal; tener una atención sanitaria, un entorno acorde con sus características, una buena alimentación y asegurarnos que se desarrollan los vínculos afectivos que hacen que el animal sea feliz», añade el presidente.

«Tener una mascota favorece a no padecer enfermedades cardiovasculares, porque pasear tres veces al día a un animal hace que hagas ejercicio», subraya Sánchez Martos. Además, «con las mascotas desaparece la soledad porque gracias a ellas se fomentan y funcionan las relaciones sociales».

Vínculo afectivo

Las prácticas y evidencias han demostrado que la teoría del vínculo entre el animal y el ser humano se cumple, «sobre todo para los niños pequeños y para favorecer el vínculo terapéutico», ha indicado la coordinadora de la Cátedra de investigación Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), Nuria Máximo Bocanegra.

Entre los beneficios para la salud más evidentes «el convivir con un animal favorece a la disminución de la presión arterial, del colesterol», señala Nuria Máximo. Asimismo, «los enfermos cardíacos tienen mayor probabilidad de sobrevivir porque aumenta hasta 8,6 veces más que para quienes no tienen perro». Tener y querer a un animal de compañía «favorece a un mejor desarrollo del sistema inmunológico, a una menor incidencia de sufrir alergias, reduce el estrés y el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular».

En el caso de personas con cáncer «está demostrado que funciona, sobre todo en niños; muchos estudios demuestran cómo rebaja la ansiedad y la sintomatología el tener una mascota», ha subrayado Nuria Máximo. «La terapia asistida hace que funcione ese vínculo y, para eso, se tiene que entrenar a los animales y debe haber un gran equipo detrás, entre ellos, un médico», añade.

Al trabajar con perros para mejorar la salud, según ha destacado la directora de la Asociación Yaracán, Begoña Morenza. «el perro es el factor sorpresa porque no juzga, ni critica y su acercamiento no es invasivo», el animal «es un potente estímulo que genera mucha motivación porque muchos de los problemas de los pacientes son la falta de ganas». Por último la experta en psicomotricidad terapéutica y presidenta del Centro Integral de Terapias y Animales, Katya Vázquez Quer, explica que «todo el mundo quiere la felicidad pero nos cuesta mucho conseguirla; hay que encontrar ese equilibrio entre lo que sentimos y lo que nos viene de fuera» y esto se puede conseguir gracias a los animales porque «se puede llegar a todos los parámetros de salud de la persona».

Votación
0 votos
Etiquetas
Comentarios