¿La calvicie se puede prevenir?

Más de la mitad de los hombres y el 25 por ciento de las mujeres padece problemas relacionados con la caída de pelo, causados por el estrés, una mala alimentación o causas genéticas. Existen más de 100 tipos diferentes de alopecia y tratamientos cada vez más avanzados para frenarla

.

Si eres hombre tienes más de un 50% de posibilidades de sufrir alopecia, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Lo normal es perder aproximadamente una cantidad cercana a los cien pelos al día. Pero la alopecia se diagnostica cuando se comprueba que los cabellos que nacen son más finos de los normal. La causa más frecuente de este problema es de origen genético y hormonal, puede diagnosticarse precozmente pero no prevenirse.

En cuanto a las terapias, «el tratamiento médico de la alopecia suele ser efectivo al detener su avance y consigue mejorar la densidad, pero debe mantenerse durante muchos años y el paciente debe ser constante», ha explicado el miembro y dermatólogo de la AEDV, Sergio Vañó.

También está disponible el trasplante capilar, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite recuperar la densidad del cabello de forma natural, tanto en hombres como en mujeres. Por otra parte, el experto ha desmentido el mito de que el uso de gominas, lacas, champús o tintes provocan la caída capilar y que cortar el pelo corto no hace que crezca más fuerte. «En general, los tratamientos médicos para la alopecia son efectivos y muy seguros con un riesgo de efectos adversos mínimo», ha explicado el especialista.

El uso de vitaminas puede mejorar el aspecto cosmético del pelo, pero no frenan ningún tipo de alopecia, por lo que deben utilizare como un complemento al tratamiento médico y no como sustitutivo. «La alopecia puede producir un impacto negativo importante sobre la calidad de vida de los pacientes, por lo que hay que darle toda la importancia que tiene a nivel médico», ha concluido el dermatólogo. El término «alopecia» está vinculado a la ausencia o disminución de cabello, tratándose de una condición por la que pueden verse afectados tanto el sexo masculino como el femenino. Existen varios tipos. En muchas ocasiones, viene de la mano de ciertos trastornos que nos perturban en el día a día o afectan a nuestra salud.

Algunos de los nuevos tratamientos que se están extendiendo son los antiandrógenos o el plasma rico en factores de crecimiento plaquetarios, para ayudar mediante la sangre del propio paciente, aunque esto se suele utilizar en personas que no responden a otros tratamientos frecuentes; y el microinjerto capilar, que ataja la alopecia desde sus inicios y tiene la garantía de que el cabello injertado no volverá a caer.

Pero como explica el doctor Miguel Sánchez Viera, del Instituto de Dermatología Integral, «si utilizando una o varias medidas preventivas no se consigue atajar la caída del cabello debes acudir a un especialista en dermatología capilar», porque, asegura «cada vez hay más técnicas y tratamientos que nos permiten ser más optimistas a la hora de tratar la alopecia de forma efectiva».

Votación
5 votos
Comentarios