¿Qué me tomo para el dolor de espalda?

Un reciente estudio pone en evidencia el poco beneficio del ibuprofeno para tratar este tipo de dolencia. Los especialistas siguen aconsejando su uso, aunque subrayan que solo servirá para aliviar, no para curar. Además, alertan de que el abuso de este medicamento puede dañar el riñón


El dolor de espalda es el talón de Aquiles de cualquiera. Antes o después todos acabaremos padeciendo algún episodio. Pero un reciente estudio del Instituto George para la Salud Global, en Australia, considera que los antiinflamatorios no esteroideos de uso común, como el ibuprofeno, proporcionan poco beneficio para este tipo de dolencia. Según los resultados obtenidos, solo uno de cada seis pacientes tratados con estos fármacos logran una reducción significativa del dolor. Entonces, ¿qué debemos tomar para el dolor de espalda? El traumatólogo Juan Ángel Castro Toral, del Hospital San Rafael, responde: «Estoy de acuerdo con el estudio pero considero que el ibuprofeno tiene su lugar en el tratamiento del dolor de espalda y en cualquier tipo de dolor. El tratamiento en sí no es tomarse un analgésico o un antiinflamatorio, sea el ibuprofeno, el paracetamol o cualquiera de los mil que hay, lo que va a hacer es puntualmente aliviarnos, pero no resuelve la base, el meollo del problema. Por tanto, nos puede aliviar, pero no curar », indica.

 

Al doctor Castro Toral le llama la atención la mala prensa de estos medicamentos: «Últimamente hay una especie de demonización de tanto el ibuprofeno como del paracetamol, que son analgésicos de uso común. Yo diría que no tienen ni más ni menos problemas que cualquiera de los otros. Lo que pasa es que están tan al alcance que la tendencia es utilizarlos siempre. Y para alguien que padezca dolor de espalda continuado no es solución estar todos los días tomando antiinflamatorio. Todos los medicamentos si te hacen bien, también te van a hacer mal. Si no tiene efectos secundarios, no es un medicamento, es un placebo», asegura antes de indicar cuáles son esas consecuencias: «El gran miedo del antiinflamatorio son los problemas digestivos. Sin embargo, el gran enemigo es el riñón, hasta el punto de provocar una insuficiencia renal, pero todos ellos. Los efectos digestivos están ahí pero si no los tomas en ayunas y lo haces después de comer o te tomas un protector de estómago, el riesgo es menor. Y con relación al paracetamol, el gran problema es la intoxicación, pero a dosis mayores de cuatro gramos al día. La intoxicación por paracetamol es tremenda, es una necrosis del hígado, fundir el hígado literalmente. Es el mismo efecto que tienen las setas alucinógenas», explica.

Votación
29 votos
Etiquetas
Australia
Comentarios