Koldo García: «Digitalizar el Pórtico de la Gloria sería un sueño»

Su compañía, Madpixel, es líder mundial en la digitalización de obras de arte en formato gigapíxel, una tecnología con la que han generado imágenes en súper alta resolución de centenares de pinturas, techos, fachadas, prendas y otros objetos en más de 200 museos de todo el mundo. El Prado, el Thyssen y la Biblioteca Nacional están entre sus clientes.

.

Redacción / La Voz 23/10/2016 05:05 h

Art Gigapixel es una tecnología de digitalización de obras de arte en súper alta resolución que permite explorar hasta los más pequeños detalles de un cuadro. Para ello, Madpixel ha desarrollado hardware y software propios que, combinados con la experiencia acumulada en capturas por museos de todo el mundo, les han convertido en los líderes a nivel mundial en este tipo de trabajo.

¿Cómo lograron desarrollar esta nueva tecnología?

A lo largo del tiempo hemos ido incorporando diferentes novedades como un software propio de gestión de la captura, estabilizadores hidráulicos antivibración, un sistema de autofoco basado en leds o sistemas de iluminación fría basados también en leds. Nuestra más reciente innovación es la reflectografía infrarroja en formato gigapíxel, que traducido al lenguaje común es la posibilidad de capturar en formato gigapíxel bajo luz infrarroja. El resultado son digitalizaciones que revelan detalles ocultos bajo la superficie de pintura del cuadro (bocetos, correcciones hechas por el pintor, etc.). Esta nueva tecnología no solo permite obtener este tipo de imágenes en formato gigapíxel, sino que también reduce increíblemente los tiempos requeridos para ello. Por otro lado está nuestra solución para la publicación de estos contenidos, Second Canvas, que permite disfrutarlos en páginas web y apps enriquecidos con funcionalidades espectaculares: zoom bajo demanda, navegación guiada por detalles (textos, audios...), capas superpuestas con otras vistas de la obra, compartir detalles, etcétera.

¿Qué aplicaciones tiene, además de la reproducción de cuadros y obras de arte?

Es válida para cualquier objeto que requiera una digitalización súper precisa junto con una exploración al detalle de cualquier parte de él. Entre nuestras digitalizaciones, además de pinturas, podemos encontrar mapas, fachadas, pergaminos, prendas o incluso techos.

¿Podrían incorporar técnicas de realidad virtual a su trabajo, para una experiencia inmersiva en el arte?

Sí, efectivamente, es una vía en la que ya hemos hecho algunas pruebas y en la que seguimos ahora mismo explorando.

¿Puede una reproducción digital, aunque sea de buena calidad, equipararse a la obra de arte en cuanto a experiencia de visualización?

Son experiencias distintas y, desde ese punto de vista, yo no diría que una puede sustituir a la otra. Por otro lado, los soportes (pantalla frente a lienzo u otros) y los materiales, como luz en vez de pigmentos, son distintos, por lo que el resultado es también distinto. Pero si nos ceñimos estrictamente a parámetros de visualización de detalles, nuestras digitalizaciones permiten un nivel de exploración de la obra que no está al alcance de un visitante normal de un museo. A ningún visitante se le permite acercarse tanto a la obra como para apreciar los detalles que revelan estas capturas, especialmente cuando hablamos de obras maestras. Por otro lado, estas capturas abren la posibilidad de acceder a las obras de manera remota, vía webs o apps, con una calidad increíble, lo que para un usuario que no pueda acceder físicamente al museo o institución que lo albergue puede ser una experiencia, si no equiparable, sí muy satisfactoria comparada a la real.

¿Hay obras más difíciles de digitalizar que otras? Por ejemplo, esculturas o cuadros tenebristas.

Sí, por supuesto, hay obras más complejas de digitalizar que otras por diferentes factores, tanto intrínsecos a la propia obra (oscuridad, materiales utilizados, tamaño...), como externos (condiciones del espacio en el que está ubicada, cristales protectores, etc.). Pero hasta ahora, de momento, hemos podido afrontar con éxito todos los retos que se nos han planteado.

¿Colaboran con alguna institución de Galicia? ¿Se podría digitalizar el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago?

Por ahora no, pero nos encantaría hacerlo pronto. Digitalizar el Pórtico de la Gloria sería un sueño, y estoy seguro de que descubriría detalles increíbles tanto a los ciudadanos y visitantes como a los expertos en arte y conservación.

Además de hacer accesible el patrimonio artístico, ¿se puede utilizar la tecnología gigapíxel para los trabajos de conservación y restauración de obras de arte, o para detectar falsificaciones?

Sin lugar a dudas, los conservadores y restauradores de obras de arte pueden beneficiarse de esta ‘copia de seguridad digital’ para comprobar la evolución en la conservación de una obra, comparar detalles, o incluso, por qué no, detectar falsificaciones.

¿Cómo ven la evolución de la tecnología desde que fundaron la empresa en 1999?

La tecnología está evolucionando a una velocidad de vértigo. A nosotros nos ha obligado a reconvertirnos en varias ocasiones, pero es que la aceleración es cada vez mayor. Vamos a ver avances espectaculares.

Votación
0 votos
Comentarios