La aplicación preferida por la Casa Blanca

Los miembros de la administración Trump se han vuelto paranoicos con la filtración de mensajes y han decidido extremar precauciones. El último grito en mensajería móvil se llama Confide. A más de uno le hubiese evitado un disgusto.


Redacción / La Voz

La mensajería móvil ha sido el lienzo sobre el que se han pintado algunos de los grandes escándalos internos en clave política. Partidos de todos los colores y de todas las edades han tenido que afrontar diversas crisis por culpa de textos comprometedores. A veces bastaron tres palabras por un canal ya casi en desuso, como el prehistórico SMS con el famoso «Luís, sé fuerte». En otras ocasiones han servido para destapar comportamientos machistas en líderes que predican todo lo contrario («La azotaría hasta que sangrase»).

El caso es que estos mensajes quedan almacenados y los destinatarios, como quien esconde un as en la manga, pueden guardarse una copia para utilizarla más adelante en su favor. Evitar las filtraciones de submarinos en grupos de WhatsApp llegó a convertirse en una obsesión que motivó una paulatina migración hacia otro tipo de aplicaciones en teoría más seguras, como la rusa Telegram, que, al pasar directamente de un teléfono a otro sin hacer escala en ningún tipo de servidor, ofrece más confianza a los interlocutores. Pero no resultó suficiente. Desde su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump se ha mostrado beligerante con la prensa, a quien llegó a considerar como uno de los grandes «enemigos del pueblo estadounidense» y, temeroso de filtraciones, advirtió a los miembros de su gabinete que la divulgación de información clasificada es un «acto criminal». El magnate republicano acaba de cumplir un mes desde que resultó investido presidente y ya ha tenido que lidiar con su primera gran crisis relacionada con la comunicación y que le acabó costando el cargo a Michael Flynn, jefe del Consejo de Seguridad Nacional hasta que se demostró que durante la campaña electoral intercambió mensajes con el embajador de Rusia en Washington. El último grito en mensajería es Confide, una aplicación que permite enviar textos que desaparecen tan pronto han sido leídos. Esta es una de las grandes características que la diferencia respecto a sus competidoras. La otra es el modo de leer un texto. Cada una de las palabras se oculta detrás de un rectángulo naranja y la única forma de leerlo es ir arrastrando el dedo hacia abajo mientras se presiona la pantalla del teléfono. Solo se muestra una línea en cada momento.

Votación
0 votos
Etiquetas
Casa Blanca Donald Trump Whatsapp Telegram Android Rusia
Comentarios