Imagen:

Una pontesa con corazón escocés

Hace siete años aterrizó en el país del whisky y las gaitas para estudiar un máster en Cine Europeo en la University of Glasgow, donde ahora trabaja


as pontes/ la voz

Su billete era de ida y vuelta, pero decidió quedarse. Por varias razones. Entre ellas, por haber conseguido aprovechar las oportunidades que un país como Escocia ofrece a una joven que desembarca en la ciudad de Glasgow para cursar un máster en Cine Europeo. Allí aterrizó, hace siete años, Sandra Dopico (As Pontes, 1987), tras finalizar sus estudios de Comunicación Audiovisual. Y la institución que en su día la acogió para realizar ese curso -y uno posterior de Patrimonio y Estudios Museísticos- es ahora su centro de trabajo. «Coñecía o país porque xa estivera por alí en catro ocasións anteriores e gustábame a idea de ir, era a miña primeira opción». Y lo consiguió, aunque reconoce que, de no ser allí, sería en cualquier otra ciudad del mundo porque tenía claro que «quería ter esa experiencia, sempre me gustou viaxar e coñecer outras culturas. A miña intención era ser máis que unha simple turista».

De sus primeras clases recuerda que «eran moi participativas, tiñamos que preparar os temas na casa e despois os traballábamos en cada sesión». Y de sus primeros meses de residente en la ciudad, «a convivencia cos meus compañeiros de piso. Eramos sete na casa, de países como Canadá, Malasia ou Finlandia. Aínda conservo varias desas amizades e iso é moi gratificante», relata.

Durante sus dos primeros años en Escocia, Dopico aprovechó el tiempo. No solo para completar los dos másteres que atesora, sino también para trabajar en varios proyectos educativos y de nuevas tecnologías en instituciones como el Gallery of Modern Art, los ocho recintos que integran los Glasgow Museums o el New Lanark, la pequeña aldea en la que el socialista Robert Owen asentó una comunidad obrera y que en la actualidad está reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Una etapa que la joven define como «moi intensa, sen moito tempo libre, pero que me permitiu coñecer un sector que para min nese momento era novo e que me abriu novas oportunidades». Como, por ejemplo, la que siguió, a continuación, en el Palacio de Holyroodhouse, residencia oficial de la reina Isabel II en Escocia.

 

Presente

Desde junio del 2015, la joven pontesa trabaja en el departamento de Administración y Comunicación de la University of Glasgow, una institución que, cuenta, «está en pleno proceso de crecemento, con moitos cambios e con perspectivas de expansión, así que o horizonte parece esperanzador». Allí ve «oportunidades de seguir medrando e iso motiva porque non é un traballo estanco, podes seguir ascendendo». Y lo hará con la doble nacionalidad ya en sus manos y en medio de un Brexit que «non esperaba, sorprendeume».

Así, a pesar de que tras siete años en Escocia, explica que «aínda non me acostumei a que en inverno ás tres da tarde sexa xa de noite» reconoce que «me sinto totalmente integrada. Só cambiaría poder vir máis á miña casa de Espiñaredo, ter mellores comunicacións para estar coa familia e non ter esa sensación de que perdes o día a día». Entonces, ¿se plantea volver? Aunque no cierra la puerta, admite que «sendo realista, é moi complicado». Por ahora, el billete de vuelta Glasgow-As Pontes continúa estando en el aire.

Formación

Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la USC, una formación que completó con un máster en Cine Europeo y otro de Estudios Museísticos.

Actividad profesional

Trabaja en el área de Administración y Comunicación de la University of Glasgow.

Votación
12 votos
Etiquetas
As Pontes de García Rodríguez Santiago ciudad Escocia Arte Brexit Canadá Turismo Finlandia Malasia USC Isabel II Patrimonio de la Humanidad
Comentarios