Un ginecólogo asturiano que atendió a cuatro generaciones

Trabajó en el Marcide y la clínica que creó con su colega Vila


Ferrol

Félix Espinosa fue el médico de cuatro generaciones de mujeres en Ferrol. Atendió en el hospital Arquitecto Marcide, al que llegó poco después de terminar la carrera en el año 1976, y también desde una clínica privada que abrió junto a su colega Fernando Vila, que lo consideraba un gran amigo y está consternado con su muerte, como el resto de sus allegados.

Todos cuentan que era una persona excelente, en todos los aspectos de la vida, además de un gran profesional. Tanto que optaba por pasar los malos momentos con discreción y compartir solo sus alegrías. Y así quiso que transcurrieran los últimos meses, que pasó aquejado de una enfermedad en el estómago que no pudo superar.

Félix Espinosa estudió la carrera en Santiago y allí conoció a su mujer, la médico de familia valenciana Josefina Mira Tello. Cuando terminaron barajaron varias ciudades para establecerse, pero ganó Ferrol, por el atractivo que suponía que aquí se estuviese poniendo en marcha un nuevo hospital entre los que había caras conocidas. Así que este asturiano de Gijón puso rumbo a la ciudad, al igual que su amigo y colega Fernando Vila y que con el tiempo sería socio. Y aquí se quedaron.

Félix Espinosa deja un hijo, una hija y tres nietos. Apenas cultivaba afición alguna, según cuentan sus allegados, porque estaba volcado con sus retoños a los que dedicaba todo su tiempo libre. «Su vida era el trabajo y la familia», rememoran sus amigos, que le extrañarán mucho.

Votación
31 votos
Etiquetas
Ferrol ciudad
Comentarios