Audasa da por amortizado un tercio de la AP-9

Los peajes del 2018 subirán previsiblemente de forma notable por las obras, por la recuperación de la bonificación de tarifas entre Vigo y Pontevedra y por la evolución anual que marque el IPC

Los peajes de la AP-9 se dispararán en el año 2018 La subida para los usuarios podría situarse en torno al 3 %, la mayor desde el 2012

vigo / la voz 19/04/2017 12:25 h

La concesionaria de la autopista del Atlántico considera que únicamente ha amortizado hasta ahora un tercio de la inversión realizada en la principal infraestructura viaria de Galicia. En el último balance de sus cuentas Audasa revela que en los 38 años en los que lleva abierta la autopista ha recuperado 464,88 millones de euros de los 1.434,65 millones que declara haber invertido tanto en la adquisición del vial al Estado en el año 2003 como en las obras y adquisiciones de terrenos realizadas hasta el momento para explotar la principal autopista de Galicia.

La carga financiera de la compañía ha aumentado en el último ejercicio en 5,5 millones de euros el montante total que resta por amortizar, que según el nuevo balance representa el 67,6 % de la inversión, o lo que es lo mismo, 969,7 millones de euros que le restaría por recuperar a Audasa en los próximos 31 años. Paralelamente y hasta ahora la compañía que forma parte del grupo Itínere ha obtenido 1.181 millones de euros en beneficios antes de impuestos por la explotación de la AP-9, 60 de ellos en el 2016, ejercicio en el que dedicó a amortizaciones otros 32,4 millones.

Los peajes han sido la fuente principal de dichos beneficios, tras haber dejado los usuarios de la AP-9 en sus cabinas 2.657,7 millones de euros desde 1979. El año pasado los ingresos por dicha vía fueron de 138,6 millones, pero Audasa estima que debieran haber sido superiores y convertirse además en el primer ejercicio de un incremento de tarifas que en todo caso tendrá en el 2018 su primer salto, y notable además.

Reclamados 15 millones

El consejo de administración ha abierto un contencioso ante Fomento reclamando el pago de los descuentos ordenados por el ministerio desde el 2013 a todos los usuarios de vehículos ligeros que retornen en el día entre Vigo y Pontevedra y abonen las tarifas con dispositivos de telepeaje. El texto de la reclamación administrativa se centra exclusivamente en esa partida de descuentos, cifrada en 13,6 millones de euros más 1,5 millones por actualización financiera, y deja al margen hasta su conclusión la inversión acumulada hasta ahora en las obras de ampliación del vial en Rande, Santiago y mejoras en Sigüeiro, Curro, Alba, Teo o en el orbital de Compostela.

La cuenta de dichas obras asciende, según la contabilidad de Audasa, a 99,4 millones de euros en este momento, cifra que según el convenio suscrito con Fomento en el 2011 y que fue ampliado en el 2013, estipula que una vez acabados los proyectos dicha inversión será recuperada mediante una subida de al menos un 1 % en todos los peajes del vial durante los próximos 20 años.

Esa subida será ya notable por ello en el 2018, ya que al aumento para comenzar a recuperar lo invertido en las obras se sumarán los importes de las bonificaciones de tarifas entre Vigo y Pontevedra -si judicialmente no se establece que comiencen a pagarse este año- y el aumento del precio de los peajes que determina la evolución del IPC, que podría rondar al final de año un 2 %. La suma daría un salto en las tarifas de la AP-9 para el próximo año de alrededor de tres puntos, crecimiento inédito en los últimos años tras dos bajadas de menos de medio punto en el 2016 y 2015 y su congelación en el 2014.

La tesis de Audasa en su recurso es que de haberse permitido la recuperación de los importes descontados por Fomento en el tramo de Vigo esta se habría iniciado este año con la congelación de tarifas en lugar de aplicar la bajada dictada por el ministerio.

Sacyr reitera a sus accionistas su idea de vender Itínere

El grupo Sacyr comunicó ayer formalmente a sus accionistas su voluntad de vender su participación en Itínere, empresa matriz de Audasa. La constructora, que posee el 15,5 % de las acciones del grupo que explota cinco autopistas en España, comunicó en su balance a la Comisión Nacional del Mercado de Valores la consideración de su participación como «activo no corriente mantenido para la venta», valorada en 279,9 millones de euros.

Votación
14 votos
Comentarios