Hacia el castro de Vilanova por la ruta de Os Picotiños

Un itinerario de senderismo aprovecha un antiguo camino en la parroquia de Barantes, en Sober

Una cara humana talla en Barantes de Arriba
Una cara humana talla en Barantes de Arriba

MONFORTE / LA VOZ

En tiempos recientes, la asociación cultural soberina O Colado do Vento acondicionada una ruta que aprovecha unos caminos tradicionales que en su día fueron vías de comunicación entre varias localidades de la parroquia de Barantes y las tierras de labor y viñedos situados en Lobeiras y Souto Vello. El inicio del recorrido, de unos de unos 3,3 kilómetros, está en la localidad de Barantes de Arriba. Antes de empezar la caminata conviene realizar una breve parada en la aldea para descubrir la presencia de una faz humana esculpida en piedra y embutida en el muro de una vivienda. Según la tradición local, esta escultura de aspecto primitivo procede del castro de Vilanova, aunque también se dice que lleva muchísimo tiempo en el lugar donde se encuentra actualmente.

Para comenzar la ruta, hay que situarse a la altura de la iglesia parroquial de San Xoán de Barantes. El templo es de construcción relativamente reciente -siglo XIX- y posee un llamativo pórtico lateral con dos esbeltas columnas, ambas inscripciones y capiteles de posible origen románico. A la derecha de la iglesia y a la altura de la carretera que comunica con Barantes de Abaixo, parte el camino que debemos tomar, conocido por Camiño do Coto. Recorridos unos 150 metros, arranca a la izquierda un camino a la izquierda por el que hay que desviarse y que se interna en un bosque de robles.

Tramos empedrados

Más adelante, en el lugar de A Costiña, el roble da paso al pino.

Después de unos 550 metros de recorrido, el camino empata con la carretea que lleva a Barantes de Abaixo y el lugar A Riba y con el camino llamado de Os Picotiños. Hay que torcer a la derecha y seguir por este nuevo sendero.

Son otros seiscientos metros de caminata por tramos empedrados y entre muros de piedra. En sus últimos metros inicia un corto descenso para desembocar directamente en el foso del castro de Vilanova. Un estrecho sendero permite el acceso hasta el asentamiento.

Las vistas que se dominan desde el castro sobre el cañón del Sil son espectaculares, aunque algo mermadas por la maleza que crece de forma descontrolada en su entorno. Se aprecian restos de muros defensivos y mucha piedra diseminada en su superficie, parte de ella utilizada en la construcción de pequeñas albarizas. También se ven restos de cerámica y mortero de pallabarro.

Una vez visitado el castro, regresamos al camino principal, bordeamos el foso del castro y seguidamente iniciamos un acusado descenso. Aquí el camino se estrecha y discurreentre altos muros de piedra recubiertos en su totalidad de musgo verde, lo que le da un aspecto muy llamativo y peculiar. A nuestra derecha quedan las distintas terrazas y a diferentes niveles que forman parte del castro, debido a estar asentado sobre un terreno con fuertes desniveles.

Ruinas de alvarizas

Son inmensas las cantidades de piedra diseminada que se ve en este lugar, donde hay restos de muros de antiguas alvarizas o colmenares. Estamos en la zona conocida como Tapadas de Vilanova. A continuación el camino da un giro a la izquierda y la vegetación pasa a ser de transición, con predominio del madroño y del alcornoque, entre socalcos de viñas abandonadas. En el kilómetro dos de la ruta, el camino empata con una pista asfaltada procedente del lugar de Os Hortos que lleva a los viñedos de la ribera de Lobeiras. Hay que girar a la izquierda y caminar en dirección a Os Hortos durante unos 250 metros. Luego hay que coger un camino a la izquierda que lleva al lugar de A Riba, al que se llega al cabo otros trescientos metros En A Riba, hay que andar por el asfalto durante unos doscitnos metros hasta llegar a un cruce de caminos situado a la izquierda de la carretera. Ahora hay que seguir por el camino de la derecha para retornar de nuevo a Barantes de Arriba, lugar de inicio de la ruta.

Cómo Llegar

Desde Sober. Para llegar a Barantes de Arriba hay que salir de la capital del municipio por la carretera que lleva a Bolmente y Pinol. En el kilómetro cinco hay un desvío a la derecha hacia la aldea, que que está a medio kilómetro del cruce

Votación
2 votos
Comentarios