monforte / la voz

Miembros de la asociación cultural O Colado do Vento descubrieron recientemente en la parroquia soberina de Pinol el mayor conjunto de petroglifos que se ha localizado hasta ahora en el sur lucense, situado en un lugar conocido como Pena do Lagarto. Un recorrido circular de unos 3,8 kilómetros de longitud, siguiendo varios caminos tradicionales de las parroquias de Pinol y Santiorxo, permite visitar no solo estos grabados rupestres prehistóricos, sino también otros interesantes elementos del patrimonio histórico, natural y paisajístico de la zona.

El recorrido empieza en un camino que desde la localidad de Vilariño conduce a Pinol de Abaixo, Paradela y Santiorxo. A un centenar de metros del punto de inicio de la caminata -en las proximidades de Pinol de Abaixo-, a mano izquierda del sendero, se encuentra el grupo de petroglifos, tallados sobre una roca granítca de unos diez metros de longitud. Son grabados de tipo circular, de los que se conocen habitualmente como coviñas o cazoletas, que llaman la atención por la regularidad de su diseño. Las figuras circulares están unidas por trazos lineales. Una vez visitado el lugar, seguimos avanzando por el camino a lo largo de medio kilómetro hasta salir a una carretera que lleva a Paradela. Cruzamos el vial y retomamos de nuevo el camino en la margen opuesta.

Mirador de Santiorxo

Al cabo de otro centenar de metros, salimos a una carretera que lleva a Santiorxo. En este punto debemos girar a la izquierda y caminar unos trescientos metros por el asfalto para entrar en la referida localidad. Atravesamos este núcleo y seguimos andando otros seiscientos metros por una pista asfaltada, hasta llegar al mirador de Santiorxo. Se encuentra en una de las zonas más escarpadas del cañón del Sil, en un punto desde el que se pueden divisar paredes graníticas con pendientes extremas que llegan hasta la misma orilla del río, superando en algunas zonas los quinientos metros de altura.

Después de visitar el mirador, regresamos por el mismo vial en dirección a Santiorxo. Unos doscientos metros metros más adelante, hay que desviarse a la derecha por una pista forestal y caminar por ella otros 250 metros hasta empatar con otra que viene de Paradela en dirección a la ribera de A Eirela. Giramos ahora a la izquierda y seguidamente pasaremos al lado de la Casa da Fonte. Es una vivienda centenaria en la que destacan unos curiosos grabados sobre el dintel de la puerta principal.

Casa do Noguedo

Seguidamente entramos en la localidad de Paradela y después de un centenar de metros más de caminata, dejamos el asfalto y nos desviamos a la derecha por un camino dirección a O Noguedo, que se encuentra a una distancia de medio kilómetro. El núcleo está formado por una única vivienda, conocida por la Casa do Noguedo y antiguamente denominada Casa de Blanco do Noguedo. Fue construida hace alrededor de dos siglos por José Rodríguez Blanco, quien había heredado la parte más antigua del edificio, su actual ala derecha. Destacan una solaina construida en piedra de sillería y una monumental fuente labrada en piedra. El agua que brota de sus caños es recogida en varios pilones y un estanque, colocados a distintos niveles.

Seguimos la ruta, dejamos a nuestra derecha el lugar de Pacios y después de unos setecientos metros de recorrido, salimos a la carretera que lleva a Pinol. Torcemos a la izquierda y caminamos por ella unos cien metros para llegar finalmente al punto de inicio de esta ruta.

Cómo llegar desde sober

Para llegar al punto de inicio deL recorrido, hay que salir de Sober por la carretera que lleva a Bolmente y Pinol. En el kilómetro 7,1 y a la altura del primer desvío para el lugar de Vilariño, parte a la derecha el camino de la Pena do Lagarto.

Votación
5 votos
Comentarios