monforte / la voz

La parroquia quiroguesa de Quintá de Lor se encuentra en el límite de este municipio con el de A Pobra do Brollón. Esta formada por los núcleos de Pozos, O Xanelo, O Pacio y A Trampilla, que durante las últimas décadas han sufrido una drástica recesión demográfica. Hoy solo hay una casa ocupada en cada aldea, a excepción de O Xanelo donde hay dos. Un breve recorrido, que se puede hacer en coche, sirve para conocer esta interesante zona, antesala de la montaña del Lor.

El recorrido empieza junto al puente de Barxa de Lor, en el núcleo conocido por A Ponte. Se trata de una importante obra de ingeniería, de origen posiblemente romano, que sufrió importantes reformas a mediados del siglo XVI. El arco de mayor tamaño, ligeramente apuntado, indica claramente que su fábrica es de origen medieval. Por este puente discurría una vía romana secundaria que unía Valdeorras con Belesar y que hoy forma parte del Camino de Invierno.

En la parte más alta del puente hay una piedra del siglo XVIII como elemento decorativo.

Minería romana

A continuación pasamos por A Trampilla, donde quedan restos de una explotación minera romana a cielo abierto. Avanzamos unos trescientos metros más por un camino hondo hasta llegar a un cruce de carreteras. Nos desviamos por la de la derecha y otros trescientos metros más adelante hay que tomar un desvío a la izquierda para llegar a Pozos, situada a unos ochocientos metros. El nombre de la aldea se debe a los pozos que tenía, como mínimo uno por vivienda. Aunque solo cuenta con cinco casas, en tiempos llegó a tener medio centenar de vecinos. Hoy vive en Pozos un matrimonio de jubilados, Enrique y Rosa. Enrique dedica parte de su tiempo libre a tallar bastones de distintos tipos de madera: castaño, cerezo, avellano...

De Pozos hay que regresar al cruce para A Trampilla y seguir por el vial de la derecha en dirección a O Pacio y O Xanelo. Al cabo de unos cuatrocientos metros hay una bifurcación. Debemos tomar el ramal de la izquierda para ir a O Xanelo, situado a unos cuatrocientos metros del desvío. El lugar tuvo en tiempos cerca de veinte vecinos, pero hoy solo tiene dos casas habitadas.

Frente a O Xanelo, al otro lado del río, donde el arroyo de Barxa desemboca en el Lor, estaban la presa y el caneiro o pesqueira de Pepe do Olmo. Los vecinos recuerdan que junto al caneiro tenía una pequeña construcción donde pasaba las noches cuando era el tiempo de las crecidas y donde guardaba la pesca. Por entonces se pescaban en la zona muchas truchas y anguilas. La instalación contaba con permiso legal, pero lo perdió hace unos treinta años, cuando cambiaron las leyes ambientales.

Conflicto con los maderistas

La presa y el caneiro de Pepe do Olmo también fueron causa de enfrentamientos con los maderistas y los trabajadores que conducían troncos por el Lor abajo. El propietario les exigía derechos de paso, que debían pagar en dinero o madera. Pero los interesados -señalan los vecinos- no estaban por pagar y una vez fueron a buscarlo a la presa para amenazarlo. Hubo incluso tiros al aire y el dueño se refugió en la caseta gritando que lo querían matar. Al final tuvo que deshacer el caneiro.

En la parte baja de O Xanelo también hubo una explotación minera romana, hoy cubierta por las viñas y la vegetación silvestre.

De la aldea sale una pista que lleva al lugar de O Pacio, situado a medio kilómetro, y que pasa por una zona de viñedos conocida por O Patao y Arribada. En O Pacio vivieron antaño hasta cinco familias numerosas, pero hoy el lugar solo está ocupado por un matrimonio británico que en tiempos recientes compró y rehabilitó una vivienda. También fue zona de viñedos y producía una importante cantidad de vino. Pero hoy solo se conserva una pequeña parte de las antiguas viñas.

 

DESDE MONFORTE

Hay que salir de Monforte por la LU-933 en dirección a Quiroga. En el kilómetro 16,7 y a la altura del viaducto de A Labrada, hay que desviarse a la izquierda para el lugar de A Ponte, situado a unos cuatrocientos metros del cruce

Votación
12 votos
Comentarios