Niños educados para salvar vidas

Las asociaciones de padres organizan la iniciativa, que puede tener continuidad

.

LUGO / LA VOZ 19/03/2017 12:28 h

El pasado 16 de octubre se celebró la Jornada Europea de Concienciación de la Parada Cardiorrespiratoria, en esta ocasión con el lema «Los niños salvan vidas». Con esta cita se pretendía llevar hasta las aulas la importancia de la atención inmediata ante un caso de parada cardíaca, y con ello despertar el interés de los niños sobre la necesidad de manejar algunos conceptos que en un futuro les podrían ayudar a salvar vidas.

Pero si la atención urgente a una persona con una parada cardiorrespiratoria es fundamental, en lugares como la montaña de Lugo, donde los tiempos y los kilómetros se pueden llegar a hacer eternos, cobra mayor relevancia. Las anpas de los colegios de la montaña lucense -siempre activas en la defensa del mantenimiento de los centros públicos y del profesorado- decidieron promover talleres para que los niños pudiesen aprender nociones básicas para afrontar un caso de parada cardíaca.

Para ello, contaron con la colaboración desinteresada de la doctora de Urgencias del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, Inés López, y de la enfermera del mismo centro Teresa Zabaleta, quienes en su tiempo libre acudieron a los colegios de Cervantes, Pedrafita, O Incio, Becerreá (en este caso en dos sesiones), As Nogais, Seoane do Courel y Triacastela para impartir talleres de dos horas de duración cada uno y explicar a los alumnos (unos 200 en total), además de a padres y a profesores que quisieron asistir, las técnicas fundamentales para actuar ante una parada cardiorrespiratoria.

«Non é o mesmo ter unha parada cardiorrespiratoria na Gran Vía de Vigo que en Doiras, por iso o tempo que se tarda entre a parada e a reanimación é clave para salvar a vida da persoa ou evitar secuelas», explica la doctora Inés López. Esta facultativa, tutora de los residentes del hospital de Vigo, señala que poder explicar las técnicas de reanimación a los niños es muy sencillo debido «a que están nunha etapa moi receptiva, están motivados e son áxiles», y recuerda que en varios países europeos (Noruega, Francia, Dinamarca o Reino Unido) este tipo de formación está contemplada dentro del currículo. Incluso, ella misma reconoce que hasta que no fue residente con 24 años no llegó a aprender adecuadamente el masaje cardiopulmonar. Tanto Inés López, que es natural de Foxos (Pedrafita), como Zabaleta pretenden repetir el próximo curso la experiencia, para continuar con la concienciación. «Os nenos da montaña deberían de ser o motor e o futuro, e aínda que hoxe non puidesen afrontar un caso dun ataque ao corazón, chegan ás súas casas e falan deste tema cos seus pais e veciños», explica la facultativa lucense.

Votación
6 votos
Comentarios