Ourense calla mientras Granada chilla por un AVE de primera

Paralelismo entre ambas ciudades que pelean por una variante exterior y por una estación digna

.

ourense / la voz

La construcción de una variante exterior, el soterramiento de las vías y una estación digna. Estas tres exigencias podrías realizarlas cualquier colectivo ourensano, pero quienes alzan la voz en estos momentos para que sean atendidas estas demandas son diferentes plataformas constituidas en la ciudad de Granada para reclamar un «AVE de primera y no una chapuza». Hace una semana más de siete mil personas salieron a la calle en esta capital andaluza para hacerse oír y exigir al Ministerio de Fomento un proyecto acorde con sus exigencias. La presión vecinal, a la que se sumaron partidos políticos y colectivos sociales, se celebró dos días antes de que tuviera lugar una comisión de seguimiento para analizar los proyectos. Al igual que sucediera con Ourense, el ministro Íñigo de la Serna había puesto en cuestión el proyecto y también había priorizado la llegada de la alta velocidad cuanto antes y que ya habría tiempo después para construir la variante demandada a pie de calle por miles de personas.

El activismo en las calles de Granada para chillar a los cuatro vientos que quieren una conexión ferroviaria de alta velocidad de calidad contrasta con el mutismo que se vive en Ourense, pese a que el escenario es muy similar. En el caso ourensano, la única protesta que se formalizó tuvo lugar en el 2011, en plena precampaña electoral, para exigir el soterramiento de las vías, al igual que ahora hacen en Granada. Ourense perdió esa batalla y se conforma con una «cubrición parcial» de las vías. Ahora la lucha se centra, como sucede en la ciudad andaluza, en garantizar una variante exterior -conocida como la variante de Loja- que parta desde Taboadela para acabar en la estación Empalme. En Granada, al igual que en Ourense, también está en el foco de la polémica la construcción de la estación del AVE. En su caso, el arquitecto de firma elegido fue Rafael Moneo, que diseñó un proyecto valorado en unos 400 millones de euros. Ahora se ha abaratado el precio y se sitúa en 50 millones. «Es una estación de pueblo», se quejaba Manuel Pezzi, profesor de Geografía, exconcejal del PSOE y que fue consejero de Educación de la Junta de Andalucía con Manuel Chaves. En Ourense, ya saben la historia. La maqueta millonaria de Norman Foster en la época del PSOE, que también se ha visto rebajada en sus pretensiones hasta una inversión estimada de 150 millones, según el último compromiso de Fomento.

Fomento ratifica el proyecto de Foster aunque con una considerable rebaja

Tras años de incertidumbre y silencio, el Ministerio de Fomento ha movido fecha en los últimos meses en relación a la integración de la alta velocidad en Ourense. Pese a unas declaraciones del ministro en las que cuestionaba la inversión de la variante exterior, el gobierno central ha ratificado ese compromiso. También con la estación de Norman Foster, aunque en este caso con una rebaja considerable. Contempla una inversión de 150 millones de euros.

Votación
1 votos
Comentarios