La Policía valora rebajar la espera de los peatones en los semáforos

El gobierno local plantea la ampliación a más calles de la limitación a 30 km/h

.

ourense / la voz 21/03/2017 05:00 h

El gobierno municipal de Ourense ha puesto deberes a la Policía Local con un objetivo: sacar buena nota en la convivencia de viandantes y vehículos en la ciudad. Así, le ha encargado a los responsables del cuerpo de seguridad que elaboren un análisis que sirva para tomar medidas encaminadas a primar a los peatones en la circulación viaria. Está previsto someter a estudio la posibilidad de reducir los tiempos de espera en los semáforos. Pero no solo eso. También se analizará la necesidad de limitar a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida en determinadas calles de la capital ourensana. Serán los técnicos los que, por encargo de los políticos, tendrán que determinar si estas dos medidas son viables para, a partir de ahí, decidir si se aplican.

Voluntarios

Dentro de la campaña de concienciación puesta en marcha la semana pasada para prevenir atropellos también se determinará, en colaboración con la Policía Local, cuáles son los puntos más conflictivos de la ciudad en lo que a tráfico se refiere. Una vez identificadas estas zonas el Concello de Ourense enviará voluntarios para reforzar las labores de información y sensibilización que ya desarrollan los agentes policiales.

Estos objetivos y las medidas para conseguirlos se trataron en un encuentro celebrado en el Concello de Ourense y en el que participaron, además del alcalde, Jesús Vázquez, y la intendente jefe de la Policía, María Barrera, los responsables de cuatro concejalías. Están implicadas Seguridad Ciudadana, Movilidad, Voluntariado y Educación.

Pero este no fue el único encuentro de carácter municipal de la jornada en el que se puso sobre la mesa la situación de peatones y conductores. El Concello también acogió la segunda reunión del grupo de trabajo para la calidad ambiental, la pacificación del tráfico, la movilidad, la accesibilidad y la integración de la bici en Ourense.

Comisión técnica

El encuentro sirvió para constituir una comisión técnica que estará formada por integrantes de los cuatro grupos políticos con representación en el Concello, además de por técnicos municipales de las áreas de Medio Ambiente e Infraestructuras y por representantes de la consultora Arquitectura e Urbanismo Urba+, autoras del plan inicial de movilidad. Este equipo técnico, contratado por el Concello, coordinará todo el trabajo.

La comisión informará a la mesa de la movilidad, el próximo 30 de marzo, del proceso de participación que se abre para implicar a todos los agentes sociales en la consecución de sus objetivos. De ellos hablaba José Araújo, concejal de Infraestructuras: «O que levamos buscando dun tempo a esta parte é unha forma máis áxil e operativa de funcionamento da mesa de mobilidade. Chegamos a un consenso con todos os grupos da oposición. Todos estamos de acordo en que as cuestións relacionadas co tráfico, a mobilidade e a accesibilidade teñen que ser consensuadas con todos os grupos, o que lle dará máis fortaleza as accións que se vaian desenvolver no futuro». El edil confía en obtener resultados positivos a partir de ahora. «Agradézolles a todos os compañeiros da corporación e a todos os técnicos que participaron no proceso o seu traballo», concluyó el edil popular.

Los atropellos incrementan la alerta e impulsan las medidas municipales

Un atropello mortal, en la ciudad o en su entorno, es un motivo suficientemente serio para sentarse a analizar las razones de este tipo de accidentes. En la capital ourensana ya se puso en marcha el año pasado una campaña específica de la Policía Local gracias a la que se logró mejorar el comportamiento de los peatones a la hora de cruzar, aunque lo cierto es que el efecto se fue perdiendo con el paso del tiempo. Los agentes advertían pero también denunciaban a los viandantes imprudentes. Ahora se retoma la campaña, desde el punto de vista de la educación y la concienciación, para intentar fomentar un comportamiento adecuado en los pasos de cebra.

El Concello de Ourense también se plantea la posibilidad de limitar a 30 kilómetros por hora la velocidad en diferentes vías de la capital. La limitación existe en distintas zonas y ampliarla fue una cuestión que ya se planteó el gobierno local hace un año. Ahora requiere a la Policía Local que analice si sería posible hacerlo. Y es que reducir el límite de 50 a 30 kilómetros por hora hace que la probabilidad de que un peatón o un ciclista muera en un atropello descienda del 45 al 5 %.

En la capital no está permitido circular a más de 30 por hora en el entorno de colegios, en la intersección del Paseo con Concordia o en Seixalbo, entre otros puntos. En este último caso el control va más allá de la señalización, horizontal o vertical, pues hay reductores de velocidad, calles estrictamente peatonales y otras de sentido único.

Votación
0 votos
Comentarios