Imagen:

Una derrota menos amarga

El Pontevedra mantiene dos partidos de margen con sus perseguidores


Pontevedra / La Voz

El tropiezo del Pontevedra en su visita al campo del Osasuna B no ha dejado grandes consecuencias para el equipo granate en lo que a la clasificación se refiere. Las derrotas de la mayoría de sus principales perseguidores, como la de la Ponferradina en su feudo ante el Palencia o la del Tudelano frente al Celta B, han permitido a los de Luisito mantener un margen de seguridad de dos partidos en la lucha por la cuarta posición. Solo el Valladolid B, al que el Pontevedra doblegó una semana antes, logró ganar y recuperar así la quinta plaza con 45 puntos, a seis de los granates, aunque debe recordarse que a esta diferencia hay que sumar que los de Luisito también lograron en el duelo ante los pucelanos decantar a su favor el golaveraje, lo que les daría ventaja en caso de un hipotético empate a puntos a final de liga.

En el caso de la Ponferradina, la derrota encajada por el equipo del Bierzo ante el Palencia sí le ha traído consecuencias, ya que tras el 0-2 en El Toralín el ya extécnico del equipo, Pedro Munitis, presentó su dimisión. El club le busca ahora sustituto mientras su desventaja respecto al Pontevedra, que tendrá que visitarle dentro de dos jornadas, se mantiene en siete puntos a falta de ocho partidos.

Tras estos dos equipos, la distancia que mantiene el Pontevedra respecto a sus perseguidores se eleva ya a diez puntos en el caso del Coruxo, séptimo, que encajó una dura derrota por 1 a 3 frente al Guijuelo apagando de forma casi definitiva las ya de por sí escasas esperanzas de los de O Vao de alcanzar la cuarta plaza. Y con los mismos puntos, 41, le sigue en la tabla un Izarra que sí fue capaz de ganar, aunque por la mínima, a una Arandina que continúa en la penúltima posición.

El otro equipo que todavía podía albergar alguna esperanza de pelear hasta el final por llegar a la cuarta plaza, el Tudelano, que será el próximo rival granate este domingo en Pasarón, también se despidió casi por completo de sus opciones al caer en Vigo ante el filial del Celta. Tras este nuevo tropiezo, los navarros se quedan con 40 puntos, a once del Pontevedra, por lo que se antoja casi imposible que les quede margen para pelear por estar en la fase de ascenso aun en el caso de una debacle de los de Luisito en el tramo final de competición.

Y si los resultados de sus rivales han sido propicios, las sensaciones que dejó el Pontevedra ante el Osasuna B también han permitido endulzar, en cierta medida, el amargo sabor de la derrota en Tajonar. No en vano, pese al mal inicio de encuentro de los de Luisito, la reacción que mostró el equipo jugando con diez hombres, especialmente en el segundo período, invita al optimismo respecto al estado de forma del Pontevedra de cara a los últimos ocho partidos, especialmente si se compara con el quehacer de unos perseguidores que, por sus resultados, parecen empeñados en facilitar las cosas al equipo granate.

Votación
0 votos
Etiquetas
Pontevedra ciudad Pontevedra CF Segunda B Ponferradina Celta B Fútbol gallego Real Valladolid CF Coruxo FC
Comentarios