Una profesora de las que dejan huella que se va demasiado pronto

Daba clases en el Valle-Inclán y murió por enfermedad a los 51 años de edad


pontevedra / la voz

La tristeza se hacía notar ayer en el instituto Valle-Inclán de Pontevedra y el IES de Barro. El fallecimiento de Toñi Martínez Cedeira, que actualmente daba clases en el citado centro pontevedrés pero que estuvo muchos años como docente en Barro, dejó mudos a profesores y alumnos. En el Valle-Inclán, apenas compartieron con ella un trimestre, ya que luego causó baja por la enfermedad contra la que acabó perdiendo la batalla. Aún así, fuentes de la dirección destacaban su buen carácter. En Barro, donde la profesora llegó en el 2003 y donde dio clases a generaciones y generaciones, decían que Toñi era una de esas profesoras que dejan huella, tanto por su forma de enseñar matemáticas como por el carácter alegre y amable. De hecho, varios exalumnos llamaron al centro para preguntar si era ella la que había fallecido, con la esperanza de que no fuese así. Porque Toñi, por cuyo descanso se oficiará hoy un funeral en Santa María La Mayor, se va demasiado pronto. Tenía solo 51 años.

Votación
6 votos
Comentarios