Una pulsera que cambia de color cuando te estás quemando por el sol

SmartSun mide la cantidad de rayos ultravioletas que absorbe la piel y alerta del momento justo en el que debemos ponernos a la sombra


Redacción

La pulsera original es de color amarillo. Si se vuelve de color naranja, debemos volver a aplicarnos protector solar. Si se convierte en rosa, dejar de tomar el sol. La revolucionaria SmartSun nació con el objetivo de convertirse en la gran aliada de aquellas personas cansadas de quemarse la piel durante los meses de verano, una alarma, un indicador de que nuestro cuerpo ya no puede soportar más cantidad de rayos ultravioleta. Se trata de un trozo de plástico que contiene una tinta especial que al recibir la luz genera una reacción química. 

Si nos ponemos crema protectora antes de tomar el sol, debemos aplicársela también a la pulsera para que pueda medir con exactitud los nieveles adecuados que puede soportar nuestra piel. Es normal que, tras aplicarnos protector, darnos un baño y pasear durante de un rato, dudemos del momento exacto en el que debemos volver a untarnos en crema. ¿Estamos igual de protegidos tras un chapuzón? ¿Cuánto dura el efecto de estos protectores? SmartSun sabe exactamente cuántos ratos UV hemos recibido y se desteñirá hacia el color anaranjado cuando nuestro cuerpo necesite una nueva dosis de crema. En el momento en el que estemos a punto de rozar los límites, a punto de quemarnos, la pulsera se volverá rosa. Es la hora de huir hacia la sombra. Y nada de sol durante el resto del día.

Las bandas de muñeca se pueden utilizar a cualquier edad y son compatibles con todo tipo de agua -salada, fresca o clorada-, sin que esto intervenga en su funcionamiento. Tampoco distinguen entre protectores solares. Cualquier tipo les viene bien. Se pueden utilizar durante una exposición al sol y mantenerlas mientras se come, se echa la siesta o se está a la sombra. Al regresar de nuevo al sol, retomarán la medición de la radiación en el punto en el que lo dejaron. En su web, se indica que solo debe utilizarse una pulsera por día, aunque no haya cambiado de color, y desecharla al final de la jornada. Se pueden adquirir online, en paquetes de siete pulseras a un precio de 7 euros.

Votación
2 votos
Etiquetas
Salud