Filosofía viva


Asuntos tan impactantes y atractivos como si podrán los robots llegar a ser considerados personas, o la relación entre inteligencia artificial y mundo virtual, se abordaron ayer en la final de la cuarta Olimpíada Filosófica de Galicia, en la Facultade de Filosofía. Jóvenes estudiantes de varios colegios gallegos defendieron disertaciones y dilemas morales, y presentaron vídeos y fotografías sobre el tema central, dedicado a las nuevas tecnologías e identidades humanas. Fue una jornada con un doble objetivo: didáctico, para demostrar conocimientos y estrategias para exponerlos; y reivindicativo, pues el profesorado de esta disciplina está, y con razón, preocupado por la pérdida de peso en la enseñanza obligatoria, y reclama que es una materia viva y especialmente apropiada para ayudar al alumnado a pensar sobre su entorno, su vida, sobre aquello que los hace verdaderamente humanos, como evidenció el encuentro de la Olimpiada.

La transversalidad de la Filosofía parece indiscutible. La salud, la política, la identidad sexual, el trabajo, la autodeterminación, el idioma, género, religión, democracia, y otros muchos temas, de enorme actualidad, pueden ser tratados con provecho en sus aulas, y contribuir para formar personas mas responsables, libres, dialogantes y comprometidas con el futuro. Para ayudar a construir un mundo más solidario, más sostenible, más feliz. Ver a ese grupo de jóvenes pensando y discurriendo sobre una cuestión tan controvertida como la que se trataba ayer resulta como mínimo gratificante. Y también lo es la labor de sus docentes, que se preocupan en prepararles más allá del currículo.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios