La cafetería de la estación reabre con nueva imagen y buenas expectativas

El nuevo gestor tiene previsto ofrecer a medio plazo comida envasada para llevar

Marga Mosteiro / Santiago

La cafetería de la estación de autobuses de Santiago reabrió sus puertas el día 10, después de tres años de cierre. El nuevo gestor, Alberto Ayaso Sainz, un conocido restaurador de Santiago y Ribeira, realizó una inversión inicial para adecentar el local, que estaba muy deteriorado por los meses de inactividad, y también cambió el mobiliario para darle un aire más moderno. Se sustituyeron las mesas y sillas, colocando algunas altas y otras bajas para crear así diferentes ambientes. Lo que más llama la atención al acceder al local es la luminosidad, que deja atrás el aspecto desangelado de los últimos meses de actividad antes del cierre.

Con el nombre de Artes Gastronómico, el establecimiento arranca centrado inicialmente en el servicio de cafetería, bollería y bocadillos. La intención, según comenta el encargado de la cafetería, es ir ampliando la carta de servicios en los próximos meses. Una de las opciones que se pondrá en marcha es la oferta de comida, elaborada en el propio local, y que se envasará para que los clientes la puedan llevar a su domicilio o consumirla allí mismo. La idea es responder a las necesidades de los viajeros, y de ahí que se ofrezca una carta de consumo rápido o de bocadillos para llevar. En el establecimiento trabajan actualmente cuatro personas. Desde la pasada semana, el local también comenzó a explotar la terraza exterior de la plaza Camilo Díaz Baliño. Por ahora, solo con cinco mesas.

El encargado de la cafetería comenta que, durante los primeros días de esta nueva etapa, el 90 % de los clientes fueron viajeros de la estación de autobuses y, sobre todo, peregrinos que regresaban a sus casas. Los trabajadores del establecimiento apuntan que el mayor movimiento se está registrando durante la jornada matinal, mientras que las tardes acostumbran a ser menos activas. El encargado señala que, durante la primera semana, tuvieron muy pocos trabajadores de la Xunta de Galicia, pese a la proximidad al recinto. Suponen que «poco a poco, se irá recuperando esta clientela, pero no hicimos publicidad y la gente está acostumbrada a otros sitios». De hecho, estos primeros días de la semana ya comenzaron a recibir a algún grupo de funcionarios.

La adjudicación de la cafetería de la estación de autobuses se cerró el pasado 13 de febrero con la firma del contrato. Se trata de una concesión por dos años, prorrogable por períodos de tres meses, hasta una duración total máxima de cuatro ejercicios.

El canon mensual del establecimiento hostelero de la terminal de autobuses es de 1.500 euros, al que hay que añadir otro por instalación de máquinas de vending,: cinco en total, a razón de 50 euros al mes por cada una.

Votación
16 votos
Etiquetas
Xunta de Galicia Ribeira
Comentarios