Imagen:

Los próximos desafíos de Pepe Mel

Con el descenso a más de seis puntos, el Dépor debe mejorar en todas las líneas durante el decisivo abril


a coruña / la voz

El descanso liguero y la derrota del derbi abren un nuevo período en el Dépor. Había la ilusión de que el choque contra el Celta hubiese servido para que la ventaja sobre el descenso se hubiese ampliado y hasta las expectativas fuesen otras. Sin embargo, el equipo coruñés encarará las siete jornadas del mes de abril con la máxima de escapar de las últimas posiciones y plantarse en los tres partidos finales de mayo con los deberes hechos y el olor a vacaciones en el ambiente.

Ninguna de estas dos metas serán posibles de inmediato. Hay trabajo por delante. Tras destacarse como un gran motivador en los cuatro partidos con que abrió su etapa en el banquillo de Riazor, Mel ha de impermeabilizar ahora a la plantilla para que los daños de esta decepción le afecten lo menos posible, al tiempo que planta los cimientos en su filosofía de juego en esta semana sin fútbol de competición. Estos son los retos que aguardan al entrenador madrileño:

El rendimiento en Riazor

El Deportivo ha concedido gol en todos sus partidos de casa, salvo en dos (el Osasuna y el Villarreal) disputados en la recta final de la primera vuelta. La vuelta de Sidnei, que se ha perdido las dos últimas jornadas, ha de ir acompañada de un impulso en el trabajo defensivo y que este se vuelva especialmente visible al abrigo de la afición. Las facilidades con que los contrarios están hallando caminos hacia la portería coruñesa se convierten en una sangría que cuesta puntos al Dépor, como sucedió en el derbi, cuando unos y otros coincidieron en señalar el empate sin goles como el resultado más justo. Riazor, que ha sumado 19 de los 27 puntos, ha de convertirse en el fortín de la permanencia, mientras mejora su rendimiento a domicilio. La victoria en El Molinón solo ha de convertirse en el punto de partida.

La aportación de los refuerzos

Apenas se ha visto a Kakuta o a Ola John, incorporados en el mercado de invierno, sobre el césped en los cinco últimos partidos. El francés jugó de titular contra el Atlético, pero no volvió a los planes hasta que fue suplente contra el Barça. John apenas salió desde el banquillo contra el Sporting y el Betis. Ni siquiera entre los dos alcanzan los 90 minutos de juego con Mel.

El debate del mediocentro

La reaparición de Álex Bergantiños se convirtió en una de las mejores noticias del Dépor desde la llegada del nuevo técnico. Su excelente rendimiento y el de varios de sus compañeros en la victoria contra el Barça abrió a muchos de los menos habituales hasta ahora las puertas de la titularidad en el derbi. Mel repitió equipo, salvo la entrada de Mosquera por Carles Gil, quien luego entró al campo como primera sustitución, aún sin goles en el marcador. Tras la vuelta de Guilherme, que llevaba lesionado desde después del partido contra el Leganés, Mel dispone de cuatro mediocentros de cualidades diferentes y que cada uno aporta solución a distintos problemas de su equipo. A estos habría que sumarle a Fayçal, pese a que está jugando en la izquierda. En cambio, ya es llamativo que Çolak, patrón del juego deportivista durante siete meses, apenas haya tenido presencia en los dos derbis. Con Mel ha jugado tres partidos de titular, en los que acabó sustituido, y el cuarto de hora final contra el Celta.

Mejores remates

El planteamiento contra el Celta incidió en uno de los aspectos letales contra el Barça: la verticalidad de los ataques deportivistas. Hasta 28 centros puso el Dépor en el área, pero apenas 9 acabaron en disparo. Casi todos, por cierto, servidos desde la derecha, donde Juanfran dio 10 y Bruno Gama, 5. Ni la aportación de Joselu, el mejor rematador de la plantilla, ni el ingreso de Andone (pichichi del equipo con 8 goles y 1 asistencia, pero que el domingo no chutó), ni la aparición de los jugadores de segunda línea insuflaron temor alguno al adversario. El Dépor es el quinto peor goleador de la Liga, solo por detrás del Leganés, el Osasuna, el Granada y el Alavés.

Semana sin fútbol con solo tres entrenamientos

Después de cinco partidos en 17 días y ocho puntos más sumados en el casillero deportivista, Pepe Mel aprovechará el descanso de las competiciones nacionales para refrescar a su plantilla. Nada más que tres entrenamientos acometerá el Dépor durante esta semana sin compromisos, tras la sesión que sus jugadores completaron ayer.

Hasta ahora había incidido en los aspectos mentales y de motivación de sus futbolistas para preparar los cinco compromisos consecutivos que ha tenido que afrontar en el banquillo blanquiazul. En estos el éxito a balón parado se reveló decisivo en la racha de cuatro jornadas consecutivas sin perder con que su equipo levantó el vuelo desde posiciones de peligro. Lo recogió con apenas dos puntos sobre el descenso, pero, después de resucitarlo, la brecha es ahora de seis más el golaveraje sobre el Sporting, antepenúltimo.

La plantilla descansa hoy, pero se ejercitará de nuevo mañana a las diez y media. Volverá a haber otra sesión el jueves con el mismo horario y una última el viernes, que comenzará a las nueve y media. El Deportivo descansará este fin de semana. Pepe Mel no podrá contar en los próximos entrenamientos con cuatro de sus internacionales. Son los casos de Çolak (Turquía), Borges (Costa Rica), Fayçal (Marruecos) y Kakuta (Congo), quienes ya no participaron ayer en el trabajo junto a sus compañeros. Los cuatro viajaron a los lugares de concentración con sus respectivas selecciones. Tampoco tomaron parte ayer en las tareas cuatro de los titulares contra el Celta (Arribas, Juanfran, Mosquera y Lux) ni Sidnei, que sigue de baja.

Votación
6 votos
Etiquetas
Pepe Mel Deportivo Sidnei Gäel Kakuta Ola John Álex Bergantiños Germán Lux Joselu Mato Celta Bruno Gama Carles Gil
Comentarios