Apúntate al swag

NI BOB NI MIDI  No, esto no es un bob. Tampoco una media melena sin más. Quédate con este nuevo corte: swag. Todas quieren hacerse uno. 


El baile del sua sua es un baile que está de moda. Ya lo decía la canción. Allá por el año 99 todos bailábamos aquel bombazo piscinero. Y hoy, en pleno 2015, seguiremos con el sua en la cabeza. Literalmente. Swag. Quédate con este palabro. Dícese del corte de pelo indiscutible del otoño. La verdad es que entra por los ojos. Y como siempre, aunque ahora no te guste, acabará haciéndolo. No te quedará otra. Las visionarias como Alexa Chung ya hace mucho que se lo hicieron. Qué decir de Kate Moss, que lleva media vida con él. Ahora el resto seguimos la estampa. Jennifer Lawrence, Suki Waterhouse, Emma Stone y un largo etcétera de referencias vip se han apuntado al swag.

LA MODA TIENE TRUCO

Pero, ¿por qué este corte y por qué ahora? Pues, principalmente, porque el swag es consecuencia de otra moda: la del bob. Sí, fueron muchas las que se rindieron a la tijera y muchas las que ya se han cansado de llevar el pelo tan corto. Así que el swag no es otra cosa que la tendencia natural a dejarlo crecer, pero con estilo. Hay dos condiciones imprescindibles para llevar un swag y no una melena midi sin más: cortarse el flequillo y desterrar las planchas. Por si aún lo dudas, es una liberación. Por fin es cool llevar el pelo alborotado, con ondas que en muchos casos ya son naturales según el tipo de cabello. Vamos, que como mucho solo tendrás que tirar de un poco de espuma para darle un aire. 

Claro que con tanto revoltijo, será mejor que tengas un pelo más bien fino para pasarte al swag sin parecerte al rey león. ¿Y el flequillo? Si te animas y te queda bien, es todo un puntazo. Un flequillo largo que puedes llevar hacia delante, abrirlo al medio o incluso ladearlo. Ese mechón es el único que has de alisar en toda la cabeza, pero no te aburrirás probando fórmulas con él. 

Que el swag va a arrasar está claro. Ahora queda por ver con qué color. Obviamente el corte es apto para todas las tonalidades, pero las que más lo lucen son las rubias y las castañas. Su textura natural va muy bien con los reflejos y las mechas doradas y platinos, que le dan un aspecto más fresco y ayudan a crear la sensación de volumen. Porque sí, el swag ayuda, y mucho, a que tu pelo parezca más grueso y abundante. Tampoco tardes mucho en decidirte, porque entonces se marchitará el swag y vendrá el swog, que es la mezcla entre el swag y el bob. ¿Te ríes? Ya verás, ya... 

Votación
7 votos