¿Y por qué no le cocinas?

Si aún no sabes que comprarle por el Día del Padre, la opción de encerrarse en la cocina siempre funciona. Empieza con un desayuno completo, con un aperito original -como unas alcachofas en tempura con jamón ibérico-, un menú que quite el hipo -con una crema de calabín con mejillones de primero y un jarrete con patatas de segundo-, y postre para endulzarle el ánimo -como las tartas temáticas que se pueden encontrar en El Corte Inglés-

Lo último