Publicidad
Publicidad

El tatuaje ha dejado de ser una moda para convertirse en un hábito de nuestro tiempo. Grabarse la piel es hoy tan frecuente como el borrado de diseños que se han quedado obsoletos o que no satisfacen al propietario. Ambas prácticas, eso sí, han de estar sujetas a exigentes protocolos. Esta es la historia de un viejo tatuaje neutralizado y devuelto a la vida

Publicidad

en el DOG

informacion institucional


la hemeroteca

pasó en Mos

Hace 1 año

Hace 5 años

Hace 10 años