• El BNG se encomienda al liderazgo de Pontón para recuperar el voto perdido

    La líder nacionalista fue reelegida portavoz nacional con el 98,23 % de los apoyos

    Mario Beramendi a coruña / la voz.

    Con un respaldo interno abrumador, tal y como estaba escrito ya en los guiones previos, Ana Pontón volvió a coger este domingo en A Coruña el timón del Bloque, justo un año después y en la misma ciudad en la que fue elegida portavoz nacional por vez primera para suceder a Xavier Vence. Por aquel entonces, el BNG había perdido su representación en el Congreso y había nubes negras en el horizonte.

    El liderazgo de Pontón desprendía un aire a interinidad, a la espera de lo que pudiera deparar un futuro incierto. Nada que ver con lo sucedido este domingo en A Coruña, donde la portavoz cogió las riendas con todos los galones, aclamada y jaleada por un público entusiasta en un auditorio que reunió a dos mil personas entre militantes y simpatizantes. El cierre de la decimosexta asamblea deja una conclusión inequívoca: el Bloque se aferra y se encomienda al liderazgo de Ana Pontón para recuperar el apoyo social perdido por el frente en los últimos años.

    Para ello, la organización ha decidido levantar la bandera del nacionalismo sin un cariz soberanista tan marcado y con un discurso más inclusivo, dirigido a más capas sociales, a las que se trata de seducir con un argumentario que tiene más que ver con lo social y lo económico que con la identidad gallega.

    «Hoxe o BNG está en condicións de ter as portas abertas á sociedade, todas as persoas que cren neste país, que traballan e loitan para erguelo, todas, absolutamente todas, teñen cabida no BNG; as portas están abertas para todas as persoas que antepoñen os intereses de Galicia», remarcó la portavoz nacional.

    Problemas reales

    En esa estrategia de pegar el discurso a los asuntos de más actualidad, Pontón dirigió parte de sus invectivas en el tramo final de su intervención contra el presidente Feijoo, al que acusó de defender que milita en Galicia, cuando ha permitido que «os galegos e galegas paguen ate 2048 a estafa legalizada das peaxes da AP-9» o el «desfalco das caixas de aforros e a súa venda a un prezo de saldo a un empresario venezolano».

    A lo largo de su intervención, la portavoz nacional quiso hacer también autocrítica y defendió el proceso de renovación generacional y de tesis llevado a cabo por la organización frentista a lo largo del último año.

    «Témonos equivocado ao longo destes anos, pero aprendemos dos nosos erros. Pero hai algo no que nunca nos temos equivocado: de lado. Estamos do lado de Galicia e das maiorías sociais deste país», sostuvo la portavoz nacional.

    Ana Pontón, que construyó su discurso mirando más al futuro que al pasado, no quiso pasar por alto los duros momentos vividos tras las generales de diciembre del 2015. E incluso reconoció que tuvo dudas hace un año para aceptar la portavocía, un paso que decidió dar, dijo, animada por la ilusión de la dirección y de los militantes.

    Una ejecutiva que pasa a tener 19 miembros y en la que estarán Luis Bará y Olaia Rodil

    El BNG escogió ayer a 50 miembros de su consello nacional, el máximo órgano entre asambleas, y serán luego las respectivas asambleas comarcales las que designarán otros cincuenta. Sí quedó elegida en cambio la ejecutiva, que pasa de 15 a 19 miembros. El frente incorpora a su permanente a la eurodiputada Ana Miranda, los diputados Olalla Rodil y Luís Bará, la diputada provincial Eva Vilaverde y los militantes Xavier Campos y Susana Camba. Hay dos bajas por voluntad propia: Carlos Ansoar y Raquel Suárez. El Bloque premia así y mantiene a la ejecutiva que eligió hace un año y que ha trabajado en momentos políticos muy adversos.

    Invitados

    Quedan en la ejecutiva Bieito Lobeira y Goretti Sanmartín, que ya estuvieron en la etapa anterior liderada por Xavier Vence, y hoy de baja de la organización por voluntad propia.

    En el acto de clausura participaron delegaciones de organizaciones y partidos invitados, entre los que estaban el PNV, ERC, Bildu, Sortu y colectivos de Alemania, Portugal, además de dos representantes del Frente Popular para la Liberación de Palestina y del Frente Polisario.

    Sin embargo, la nota más destacada fue la presencia del alcalde de Lalín, Rafael Cuíña, militante de Compromiso por Galicia, una organización de la que forman parte también escindidos del Bloque.

    El regidor lalinense ya pidió públicamente el voto para el BNG en las últimas generales, e incluso participó en algunos actos electorales de la organización frentista.

    Ver Comentarios