Un boticario ilustrado y emprendedor


Julián López García, tal como señala la Gran Enciclopedia Gallega, nace en La Guardia-Tui- un 5 de julio de 1860. Estudia bachillerato en el prestigioso colegio «Apóstol Santiago» de Camposancos, regentado por los Jesuitas. Concluye sus estudios en 1884. Hablar del Colegio de los Jesuitas de La Guardia es recordar a Portela Valladares -alumno- y desde luego al Padre Baltasar Merino, profesor en dicho colegio desde 1880. Se cumple en este 2017, el centenario de su muerte.

Don Julián ingresa por oposición, con 23 años, en el Cuerpo de Aduanas, primer destino en Port Bou, frontera de Girona con Francia; se traslada a la aduana del puerto de San Ciprián, dónde se casa con Josefa Ríos Gómez, hija del indiano regresado de Cuba, armador de San Ciprián, José María Ríos Domínguez, dueño del Trincado «San José» y del Pailebot «Tres Marías». Inicia sus estudios de farmacia en Sevilla y los concluye en la Universidad Literaria de Compostela, por libre, lo que le permite poner a disposición del pueblo la primera botica (1893), sita en lo que hoy es plaza da Caosa.

Medicamentos a los pobres de Cervo

Así, en diciembre de 1909 aparece recogida en la prensa lucense, su petición al gobierno civil de Lugo sobre la obligatoriedad del Ayuntamiento de Cervo a presupuestar los necesario a fin de proporcionar medicamentos a los pobres del lugar.

Al morir su esposa, en 1920, decide regresar a La Guardia, dónde le dedican una calle por sus actividades: Promotor y Presidente de la Sociedad pro Monte de Santa Tecla; miembro de la Sociedad Española de Historia Natural; erudito escritor: «La Citania de Santa Tecla o una ciudad prehistórica desenterrada», «Historia de la Congregación Hijas de María», «Conflicto de Leticia», «Ligeras consideraciones sobre el Paleolítico y otras culturas del Bajo Miño». Muere en La Guardia en 1938.

En el Concello de Cervo no sólo tiene funciones de boticario, armador de los buques de su esposa; con su hermano Julián, monta un aserradero y una factoría de salazón en la ría del Cobo. Aserradero en Cordido-Foz.

Pero lo más interesante sucede en Trasbar, parroquia de San Xián de Castelo. Por destilación seca de la madera obtiene acetileno, en una industria denominada «Santa Margarita», que sufre un incendio provocado por los que defienden el carbón vegetal como combustible.

Discípulo del Padre Baltasar Merino

Ser discípulo del Padre Baltasar Merino -Lerma 1845 a Vigo 1917- le da enormes conocimientos y promueve que tal biólogo le visite en San Ciprián con motivo de sus viajes a la búsqueda de nuevas plantas para su obra publicada en 1905, «Flora descriptiva e ilustrada de Galicia».

Su hijo, Julián López Ríos, nacido en San Ciprián en 1900, dueño del «castillo de Cubelas», también se traslada a La Guardia, dónde está considerado como ilustre guardés, por haber sido Presidente de la Sociedad Pro Monte de Santa Tecla.

Votación
6 votos
Comentarios

Un boticario ilustrado y emprendedor