Ni Gobierno ni Xunta convencieron en Pittsburgh para frenar el ERE en Alcoa

Cerca de un millar de empleados y sus familias llevaron anoche a la Plaza de Obradoiro su reivindicación de una solución de futuro para la planta de aluminio


san cibrao / la voz

Esperan días intensos, de gestiones, de reuniones, de comunicados, de declaraciones de unos y de otros. Este es un fin de semana angustioso para los trabajadores de Alcoa y de las auxiliares y para sus familias. Estamos en la recta final de la negociación del ERE: el martes 4 de agosto se pondrá el punto final a dicha negociación, salvo sorpresa, que nada se puede descartar en este momento.

Anoche, cerca de un millar de empleados y sus familias llevaron a la Plaza de Obradoiro, frente a la Catedral de Santiago, su reivindicación de una solución de futuro para la planta de aluminio, así como su esperanza de que la multinacional aluminera paralice el ERE que pesa sobre la planta. Ataviados con uniformes de trabajo y cascos, chalecos reflectantes o camisetas con el lema «A Mariña se salva luchando», los manifestantes exigieron a las diferentes administraciones públicas una actuación al grito de «Madrid, escucha, A Mariña está en lucha», «no se vive solo del turismo» o «queremos trabajar y no emigrar», así como «as cubas non se paran» y «energía solución».

Trabajadores de Alcoa San Cibrao y sus familias llevaron su protesta anoche a la Plaza de Obradoiro
Trabajadores de Alcoa San Cibrao y sus familias llevaron su protesta anoche a la Plaza de Obradoiro

Por la tarde, la Xunta, a través de la Consellería de Economía, Emprego e Industria como autoridad laboral, presentaba una advertencia a Alcoa para que parase con urgencia el ERE a la vista de que hay un comprador interesado. Es todo lo que puede hacer la Xunta, pedir, advertir, porque no tiene capacidad para suspender el ERE. De hecho, hasta ahora Alcoa no ha variado un ápice su plan de despido colectivo y este lunes continuará la negociación en Lugo con el comité.

El conselleiro Francisco Conde reprochaba ayer al Gobierno central no haber fijado todavía un precio competitivo para la energía, origen del problema, pese a habérselo demandando desde hace año y medio. También reprochaba a Alcoa «que non poña os medios para acceder a un acordo e facilitar a venda».

Francisco Conde, que ayer por la mañana mantuvo un encuentro con el comité de empresa en Santiago, pedía transparencia al Gobierno: «Houbo máis ofertas de compra pola fábrica de aluminio, pero o prezo da enerxía fai difícil esta operación. Solicitamos ao Ministerio de Industria que nos informe de todo isto, que non nos oculten nada, nin o Goberno nin Alcoa. Non admitimos un acordo encuberto entre as partes. Que o Goberno transmita, insisto, todas as ofertas que ten con claridade».

Conde, al igual que Núñez Feijoo el jueves, propuso ayer al Gobierno como solución, «e iso teno nas súas mans», intervenir temporalmente Alcoa mientras dure el proceso de venta: «É fácil, poden acollerse ao Fondo de Solvencia Económica, con 10.000 millóns, para garantir a produción e o emprego na fábrica mentres se negocie a venda; non habería ningún problema».

«Levamos moitos anos comprometidos con Alcoa desde a Xunta. Creo que merecemos un trato diferencial tanto de Alcoa como do Goberno. Hai instrumentos para chegar a unha solución sen necesidade do ERE nin de parar as cubas. Acabo de dicilo, o propio Fondo de Solvencia Económica. Hai que evitar o ERE e hai que evitar que Alcoa paralice as cubas».

Avanzada la tarde la ministra Reyes Maroto y representantes de la Xunta conversaron con altos mandatarios de Alcoa en Pittsburgh. El propio Feijoo interesó a Sánchez también ayer en la conferencia de presidentes. Al final del día el mensaje de Alcoa era el mismo: «La empresa sigue centrada en su proceso de consultas para llegar a un acuerdo».

Ni la Xunta ni el propio Gobierno tienen capacidad para obligar a suspender el ERE

Reuniones de Liberty House Group este lunes en Santiago con la Xunta y el comité

Directivos del grupo británico Liberty House, interesados en comprar la fábrica de Alcoa en San Cibrao, estarán este lunes en Santiago de Compostela para mantener una reunión con la Xunta de Galicia. El conselleiro Francisco Conde señalaba ayer que esperan conocer el lunes el plan industrial de Liberty House para la fábrica mariñana; en concreto asistirán máximos directivos de la línea de aluminio Alvance, de Liberty House, una empresa familiar británico, con propietario de origen indio y con 10.000 empleados en este momento en todas sus plantas. Ese mismo lunes por la tarde, a las 16 horas, mantendrán un encuentro con el comité de empresa.

Liberty House tienen interés en comprar las dos plantas de Alcoa, pero la multinacional norteamericana ya ha dicho que no vende la refinería de alúmina. El plan industrial de Liberty House tiene como base el hidrógeno verde, de moda en este momento en toda Europa, y que será competitivo en tres años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Ni Gobierno ni Xunta convencieron en Pittsburgh para frenar el ERE en Alcoa