El otro turismo del que nadie habla, el náutico, dejó en Ribadeo 259.000 euros

El tránsito de veleros continúa al alza y aumentó ligeramente en 2018


ribadeo / la voz

Soslayado a menudo en los balances turísticos, el peso de la náutica no deja de crecer en los últimos años en Ribadeo, aunque sea ligeramente, como ocurrió en 2018, cuando se registró un incremento del 2 % en las estancias de veleros en tránsito por el muelle deportivo de Porcillán, que gestiona el Real Club Náutico de Ribadeo.

En concreto, se contabilizaron 1.297. De ello se deduce que la repercusión en la economía ribadense, en el sector servicios y comercial, del paso de estos veleros fue de 259.400 euros. A esta estimación de gasto se llega porque, según explica Ramón Acuña, presidente del Real Club Náutico de Ribadeo, se calcula que cada velero tiene una tripulación que forman, de media, cuatro personas. El gasto diario que se atribuye en Ribadeo a cada tripulante es de 50 euros, de modo que resultan esos 259.400 euros.

Es un dato que, a juicio de Acuña, debería valorarse en su justa medida para considerar la importancia de la náutica en Ribadeo. Desde la entidad que preside (la que más socios tiene en Ribadeo) el año pasado continuaron estableciendo puentes con otras zonas de Europa para propiciar ese flujo de veleros. Así, el club náutico asistió al Salón Náutico de París haciendo una presentación del Camino Xacobeo que parte de Ribadeo hacia las Rías Baixas, que permite a cada peregrino marítimo hacer el recorrido por libre, sellando la Compostelana preferentemente en los puertos que, como el de Ribadeo, tienen la Q de Calidad, y haciendo el último tramo hasta Santiago a pie. También se mantuvieron contactos y reuniones con buena parte de los puertos de la Bretaña francesa: «Cando vin de volta a Ribadeo atopeime conque xa había barcos en tránsito, catamaráns, da zona de La Rochelle, que antes non entraban en Ribadeo. Iso para nós é un logro moi importante».

Superávit

Un año, 2018, que Ramón Acuña considera positivo para el club náutico y que se saldó con un pequeño superávit, teniendo en cuenta el importante gasto acometido el año pasado en la instalación de un equipo de videovigilancia en los pantalanes y el muelle.

Pendientes del dragado, que se retrasó al cambiar el punto de vertido de la arena de Burela a Barreiros

2018 fue para la directiva que preside Ramón Acuña el meridiano de su segundo mandato. Será el último de Acuña, un defensor de «no apalancarse» en los cargos. «No 2020 convocaremos eleccións e outro equipo de xente se fará cargo do club náutico. A verdade é que agora mesmo no club acadouse unha paz social e xa vai solo. Estamos moi satisfeitos de ter conseguido iso», apuntó Acuña.

Pero antes de finalizar su etapa se ejecutarán varias actuaciones muy demandadas. Una de ellas será el dragado del muelle deportivo y del canal de acceso desde Figueirúa. Acuña explicó que en teoría ya debería haber sido ejecutado, pero su inicio se demorará hasta primavera por el imprevisto que supuso en la tramitación el cambio del punto de vertido de la arena que se extraiga, que inicialmente iba diez millas al norte de Burela y ahora será a la altura de la playa de Altar, en Barreiros, para tratar de regenerarla. Y del cierre de la bocana, Acuña explicó que en los presupuestos de la Xunta se ha incluido una pequeña partida para iniciar los trámites. «Que a obra figure escrita nos orzamentos é un paso máis. Agora se trata de ir pouco a pouco, hasta que se faga», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El otro turismo del que nadie habla, el náutico, dejó en Ribadeo 259.000 euros