Ocultar máquinas embargadas cuando el juzgado iba a recogerlas en Viveiro puede llevarlo a prisión

Primero alegó que no podía pagar y después no dijo dónde estaban, según la Fiscalía


viveiro / la voz

Este jueves está prevista en el Juzgado de lo Penal 1 de Lugo la vista contra el representante legal de una empresa embargada por orden judicial hace diez años. La Fiscalía solicita que sea condenado a tres años de prisión, a 3.200 euros de multa, además de devolver «los bienes sustraídos» y pagar costas judiciales. Le atribuye un presunto delito de «frustración de la ejecución» porque en mayo del 2013 «ocultó» máquinas embargadas cuando una comisión judicial iba a recogerlas en su domicilio de Viveiro.

Según la acusación pública, en septiembre del 2009, a instancias de otra empresa, uno de los juzgados de Viveiro ordenó embargarle a quien será juzgado hoy bienes por valor de casi 8.600 euros más casi 2.600 por intereses y costas de ejecución. A finales de noviembre del 2009, un agente y un secretario judicial fueron a su domicilio, donde él alegó «que no puede pagar en ese momento». Con idea de que hiciese frente a su responsabilidad, le embargaron dos máquinas desmontadoras, una compresora, tres elevadoras y una alienadora-elevadora.

Tal y como hace constar la Fiscalía, en febrero del 2012 el juzgado de Viveiro que se ocupaba del caso lo emplazó a indicar dónde tenía las máquinas. Y en mayo del 2013 funcionarios judiciales acudieron a su domicilio, preguntándole de nuevo por el paradero de las máquinas embargadas. Él las «ocultó materialmente (...), no dando razón alguna de su paradero y situación», sostiene la acusación pública. Por eso lo culpa de «defraudar» las aspiraciones de sus acreedores para cobrar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ocultar máquinas embargadas cuando el juzgado iba a recogerlas en Viveiro puede llevarlo a prisión