El Obradoiro cierra su vestuario

La plantilla de Moncho Fernández contará con seis caras nuevas, un jugador del filial, tres que tenían contrato y dos más que renovaron su compromiso


SANTIAGO / LA VOZ

Con la contratación de Jake Cohen, jugador procedente del Maccabi Tel Aviv, el Obradoiro cierra al menos de momento su plantilla para el curso 2020-2021. Serán un total de seis caras nuevas en el nuevo proyecto del conjunto compostelano, justo la mitad de la plantilla de la que dispondrá el técnico Moncho Fernández. Además del base del filial Rafa García y del mencionado Jake Cohen, el de Pontepedriña contará con Kartal Ozmizrak (llega desde el Darussafaka), Kassius Robertson (Fortitudo), Laurynas Birutis (Prienai), Steven Enoch (Louisville) y Álex Suárez (Tenerife).

El director general del Obra, José Luis Mateo, y Moncho Fernández volvieron a reinventar un nuevo plantel para afrontar una temporada especial, pues es la del 50 aniversario del conjunto de Sar. El Obra sufrió de nuevo importantes novedades en su vestuario, en el que ya no estarán jugadores de un gran peso y que aportaron importantes registros en cursos anteriores.

Causaron baja elementos de una mayúscula relevancia, como los dos pívots que intimidaron en el campeonato recientemente finalizado a todos sus rivales. Brodziansky y Kravic son dos jugadores que difícilmente podrán ser sustituidos. Kostas Vasileiadis es otro de los que tampoco estará, lo mismo que Aleix Font (concluyó su cesión), Earl Calloway, Fletcher Magee, David Navarro, Nick Spires y Maxime de Zeeuw.

Un total de nueve jugadores ya no volverán a vestirse el próximo curso en el vestuario de Sar, aunque alguno de ellos regresará a la capital de Galicia con su nuevo equipo para enfrentarse al Obradoiro, como son los casos de Brodziansky (firmó con el Joventut de Badalona), Kravic (militará en el Burgos) y Nick Spires (refuerzo del Real Betis). Repetirán en el nuevo Obradoiro de Moncho Fernández Laurynas Beliauskas, Chris Czerapowicz y Álvaro Muñoz, que tenían contrato en vigor; y Pepe Pozas y Mike Daum, que renovaron su compromiso en este mes de julio.

Cambios

José Luis Mateo asegura que el capítulo de fichajes ya está cerrado, aunque matiza que decir que la plantilla ya está configurada es mucho aventurar. Recuerda que en los cinco últimos años un 88 % de las plantillas fueron retocadas a lo largo de la temporada. De momento, no habrá más refuerzos, pero todo dependerá de las lesiones o de los test que se le realicen en las próximas semanas y meses a los jugadores.

La idea de Moncho Fernández es comenzar a entrenar el lunes 10 de agosto, aunque es posible que se adelante esta fecha. Lo que tiene claro el técnico es que no podrá trabajar posiblemente hasta final de mes con todo su plantel. Algunos jugadores, como es el caso de Álvaro Muñoz, ya empezaron a regresar a Santiago. El primer paso es realizarle los test del covid-19 para luego cada integrante de la plantilla estar aislado en su domicilio durante unos días. Incluso el club le llevará la compra a casa. Después de este período, habrá que pasar el reconocimiento médico, momento en el que ya estarán disponibles para Moncho Fernández. Con los europeos habrá menos problemas, pero con los jugadores americanos y con el base turco Kartal Ozmizrak los procedimientos serán más largos y más lentos. Es posible que hasta finales de agosto no puedan estar en la capital gallega.

También recuerda el director general que la ACB trabaja en unos documentos que serán enviados a los clubes, con protocolos sanitarios, para entrenamientos y para la disputa de partidos amistosos de pretemporada.

Una planificación «diferente»

Mateo apunta que este verano «no fue ni más ni menos difícil» confeccionar el plantel, simplemente «fue diferente» por las condiciones en las que se tuvo que trabajar durante estos meses. «El covid-19, las circunstancias presupuestarias y que no podemos acceder al mercado de igual forma, pues el draft de la NBA todavía será en octubre, complicó más de lo habitual esta labor». Cuenta que se presentará un vestuario con muchas novedades, pues se registraron salidas de jugadores muy importantes del equipo. «Estamos contentos con lo que hemos firmado y también con la continuidad de un buen número de jugadores, un valor importante en este equipo», resume Mateo.

El director general explica que «llegaron refuerzos con mucha ilusión y calidad, a una Liga durísima y muy exigente, en la que los equipos se reforzaron muy bien». Insiste, además, en que «confeccionamos una plantilla para que la afición se ilusione».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El Obradoiro cierra su vestuario