La izquierda carga contra el PP por la fractura de la mancomunidad

Marta Giráldez lamenta la judicialización a la que queda abocada la entidad


vilagarcía / la voz

La Mancomunidade do Salnés encara mañana un mandato que se augura lleno de sobresaltos. El PP se aparta y rompe con la entidad comarcal porque, argumenta, el pleno de constitución es ilegal. Sus concejales no tomarán posesión este lunes (20 horas) y amenazan con impugnar los acuerdos, lo que aboca a la entidad a vivir pendiente de los juzgados. En el PSOE darán la batalla. «Non estamos dispostos a que, en ningún caso, isto se converta nunha situación de demanda tras demanda. Se queren xudicializar a mancomunidade, cada quen coa súa responsabilidade. Van facer o que precisamente non fixemos nós nestes meses, porque consideramos que a mancomunidade é unha asociación voluntaria de concellos que sempre funcionou por acordos. É como aquilo de ‘la maté porque era mía’; consideran [PP] que a mancomunidade é deles e a queren rebentar».

Quien habla es la alcaldesa de Meis, la socialista Marta Giráldez, que, salvo sorpresa mayúscula, mañana tomará posesión como presidenta de la entidad comarcal. Ni siquiera los estatutos serán un impedimento porque, a pesar de que se requiere de la presencia del presidente en la sesión constitutiva -y Gonzalo Durán no irá-, parece que la secretaria lo tiene todo atado y bien atado para salvar este escollo atendiendo a la doctrina que existe en la materia, según informó Giráldez.

Se materializará así un vuelco histórico en la entidad comarcal, después de tres décadas de hegemonía del grupo popular. También cambian los roles. Una mujer ocupará por primera vez este cargo.

Las elecciones del pasado mayo dibujaron un nuevo escenario político que ha dejado a la formación conservadora en minoría. En el PP hablan de robo de votos en Meaño. Por su parte, el PSOE acusa a los populares de beneficiarse «do traballo sucio de Meaño Independente» y de «non asumir os resultados democráticos».

La de Giráldez no fue ayer la única voz crítica con el PP. El líder de Somos Cambados, Tino Cordal, también le afeó la conducta al grupo popular, al que acusa de actuar de forma irresponsable: «O PP estase a equivocar ao pensar só no seu interese partidista fronte ao ben da cidadanía». En juego, señala, están servicios y proyectos que repercuten en el bien común de la comarca y que una judicialización de la gestión podría bloquear. Marta Giráldez hará algún gesto para evitar llegar a este extremo. «Nós imos tender a man», apuntó ayer, aunque todo indica que su oferta caerá en saco roto. Entre tanto, y de forma inmediata, convocará un pleno para aprobar las cuentas de la mancomunidad y cumplir así con los tramites preceptivos para poder percibir fondos de la Xunta. «É un paradoxo que teñamos que aprobar nós as contas de Durán, porque se non o facemos pode quedar no aire a continuidade da mancomunidade».

Sobre las líneas que seguirá su gestión, la regidora de Meis opina que todavía es pronto para hablar de medidas concretas. «Primeiro temos que chegar e ver o que hai», apostilla, y en esta tarea tendrá a Carlos Iglesias como principal punto de apoyo. El alcalde de A Illa es el único candidato a la vicepresidencia ya que, según Giráldez, no hubo ninguna contrapropuesta por parte de los demás grupos de la izquierda representados en la xunta xeral. En un principio se especuló con la posibilidad de que se postulase Tino Cordal, pero esta vía no pasó de los corrillos. Somos Cambados apoyará al PSOE, pero, advierte, estará vigilante para fiscalizar su gestión. Lo que sigue siendo una incógnita es qué hará el alcalde de Meaño, Carlos Viéitez. Ayer evitó confirmar su presencia en el pleno ni aclarar el sentido de su voto, aunque su postura no cambiará nada. El PSOE ya cuenta con apoyos suficientes en las filas de Somos, EU y el BNG para investir a Marta Giráldez como presidenta.

De ser un referente en materia de gestión de servicios a convertirse en un arma política

La Mancomunidade do Salnés vive sus horas más bajas. En pocos meses ha pasado de ser un modelo de gestión en otros territorios de España en materia de servicios a estar paralizada y al borde de una ruptura sin precedentes. Esta unión voluntaria de municipios obtuvo logros para la comarca que hubieran sido imposibles de alcanzar para cada uno de sus nueve miembros por separado. Cabe referirse a la prestación de servicios básicos como el suministro de agua potable y a la construcción de la red de saneamiento; a un parque de maquinaria que rota por todos los concellos para reparar y mantener a punto la red vial local; a una política de empleo -vía obradoiros o cursos- que ha permitido formar a cientos de personas, muchas de las cuales acabaron suscribiendo un contrato de trabajo; y, por supuesto, a los hitos alcanzados en materia de turismo, léase la promoción de O Salnés en países tan lejanos y dispares como China, México o Alemania, o la puesta en marcha de rutas como la Variante Espiritual, que atrae cada año a miles de personas.

Con o sin el PP, la mancomunidad seguirá funcionando y prestando servicios a los ciudadanos, pero es evidente que la crisis política en la que está inmersa es un lastre a la hora de diseñar acciones en común. Lo peor está por llegar, aunque la unidad ya se resquebrajó hace ahora un año, cuando el PSOE decidió no acudir a los plenos de la entidad comarcal en señal de protesta contra su presidente en funciones, Gonzalo Durán, en contexto de la polémica por el «chacha para todo» referida a Carmela Silva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La izquierda carga contra el PP por la fractura de la mancomunidad