Paga 2.600 euros por un Porsche antiguo y no recibe ni una sola pieza

La Guardia Civil investiga la estafa por Internet que sufrió un vecino de Meaño


meaño / la voz

Es un individuo de 39 años al que las fuerzas de seguridad conocen perfectamente. Aunque se mueve por la comunidad de Madrid, ofrece direcciones de referencia falsas para evitar ser capturado. Nada extraño tiene su obsesión por procurarse todo tipo de precauciones, por cuanto a lo que se dedica este sujeto es a estafar a buscadores de vehículos y de sus piezas. Su última víctima es un vecino de Meaño. El hombre pagó 2.600 euros por un Porsche antiguo que el negociante madrileño ofrecía a través de Internet y nunca llegó a recibir. La Guardia Civil investiga ahora al presunto estafador, que ni siquiera era el propietario del vehículo.

La liebre salta en octubre del año pasado, cuando el internauta de Meaño se dirige al puesto de la Guardia Civil en Sanxenxo. El hombre, un aficionado al mundo del motor, se había topado en la Red con una propuesta difícil de resistir: un Porsche 944-S, que alguien vendía por piezas a un precio más que asequible. Tras cerrar la operación, el vecino de Meaño desembolsa 2.600 euros a través de varios giros postales. Pero nunca recibe una respuesta, ni mucho menos el material por el que ha pagado.

Su denuncia pone en marcha una investigación que apunta directamente a Madrid. Los agentes de Sanxenxo comprueban, en primer lugar, que el vendedor no figura como el titular oficial del vehículo. El Porsche permanece a nombre de un vecino de Vigo, que hace varios años entregó el vehículo en un concesionario donde, especula la Guardia Civil, pudo adquirirlo el sujeto que lo ofertaba en Internet. Poco a poco, las pesquisas van configurando una operación denominada Tarilonte, el nombre de la población palentina donde el presunto estafador situaba ficticiamente sus señas, al parecer para ganarse la confianza de sus víctimas.

El caso es que los agentes consiguen situar al vendedor virtual en la localidad de Villaviciosa de Odón, en Madrid, donde se le informa de que está siendo investigado como supuesto autor de un delito de estafa. Pese a que en algún momento vivió en Palencia, en el mismo lugar que comunica a sus potenciales clientes, en realidad carece de una residencia fija, precisamente para evitar ser localizado. Según la Guardia Civil se trata de un sujeto que carga con un amplio historial delictivo a sus espaldas. Su especialidad es la venta ilusoria de vehículos por piezas, que oferta a través de Internet a precios muy inferiores a los de mercado, lo que obviamente atrae a una clientela deseosa de ahorrarse un dinero.

Los conocimientos que el tipo exhibe en materia de motor le hacen ganar puntos entre los compradores, hasta lograr que estos desembolsen diferentes cantidades económicas que nunca se ven recompensadas con la mercancía en cuestión. Los juzgados de instrucción de Cambados y Móstoles (Madrid) se han hecho cargo de las diligencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Paga 2.600 euros por un Porsche antiguo y no recibe ni una sola pieza