La familia de un pequeño noiés con AME busca fondos para que tenga una silla eléctrica

Necesita un coche adaptado para los traslados del niño


Ribeira / la voz

Cuando tenía solo dos meses, a Andreas le fue diagnosticada una rara enfermedad, atrofia muscular espinal (AME) en grado uno, el más elevado. Ahora que está a punto de cumplir tres años, su familia se ha empeñado en regalarle una pizca de autonomía. Como el mal que sufre le afecta al aparato motor, necesita una silla eléctrica para desplazarse solo y uno de los requisitos para hacerse con ella, pues será costeada por la Seguridad Social, es contar con un coche adaptado. La madre del pequeño, Yessica Muñiz, ha emprendido una campaña de recaudación de fondos para hacer realidad el que hoy es su sueño.

Ante la imposibilidad de transformar el coche que tiene la familia, que por su tamaño no es adecuado para el transporte de una silla, la alternativa que barajan estos padres coraje es comprar un vehículo ya adaptado de segunda mano, pero su precio se sitúa en unos 15.000 euros, una cantidad inalcanzable. Y es que los gastos derivados de la enfermedad que sufre el pequeño Andreas se disparan. Yessica explica que solo en fisioterapia y logopeda, rondan los 500 euros al mes.

Tener que afrontar estas facturas de forma periódica hace imposible que estos noieses se puedan plantear adquirir un coche nuevo y adaptarlo para el transporte de una silla eléctrica, pero sí ven factible, con ayuda, comprar un vehículo de segunda mano que ya reúna los requisitos. Por eso han emprendido una campaña de recaudación de fondos a través de la plataforma Gofundme. Ya han rebasado la barrera de los 800 euros gracias a las aportaciones realizadas por 25 personas, pero ansían un empujón para «hacer realidad un gran sueño para nosotros, que es poder ver a nuestro niño moverse solo con su silla».

La enfermedad que sufre Andreas es degenerativa y, a día de hoy, no tiene cura. Al pequeño se le está suministrando un tratamiento experimental, el Spinraza, pero aún así el mal se está cebando con su aparato motor y le causa problemas de deglución y respiración.

Mil euros desde Ribeira

La historia de este niño de Noia tocó la fibra sensible del ribeirense Abraham Benítez, que había coincidido con los padres de Andreas en diversas competiciones deportivas. Quiso aportar su grano de arena a la causa y no tardó en encontrar el modo de hacerlo. Además de estar implicado en la organización de diversas carreras populares y otras pruebas similares, este vecino de Carreira es un artesano que ha convertido en maquetas diversos edificios emblemáticos. Por eso lo que hizo fue sortear una reproducción de la capilla de su localidad, la de A Guía.

Como la causa lo merecía, Benítez halló en poco tiempo colaboradores. Logró sin problemas vender las cien rifas que había preparado, por lo que consiguió entregarle a la familia de Andreas un talón por importe de 1.000 euros. Consciente de que es mucho mayor la cuantía que necesitan los noieses, no duda en animar a todos los barbanzanos a aportar su grano de arena a través de Gofundme.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La familia de un pequeño noiés con AME busca fondos para que tenga una silla eléctrica